11 de enero de 2010

Acróstico

Explorarte es mi deseo,
Sorber tu piel lo que quiero.
Cien sabores descubrí
Lamiendo tu cuerpo entero.
A tu placer me someto
Vorazmente busco esa
Ambrosía de tu néctar
Derramándose en mi cuerpo.
Esperando tu llegada
Tiembla mi húmedo sexo.
Urgida por el deseo
A tus pies postrada espero.
Mi boca recorrerá tu cuerpo, mas...
Obedecerte es lo que quiero, pues...
Razón de mi existencia, Amo y Señor tu eres.

(Esclava de tu amor)




He rescatado este acróstico que hace años escribí. Tuve un tiempo donde la poesía ocupaba parte de mi vida. Poesía lírica, jocosa, o simplemente escrita en mi particular castellano antiguo con galantes caballeros y entregadas damas. También me adentré en el mundo de los haikus, cortas estrofas japonesas con una métrica muy especial y un contenido muy concreto. Al igual que mis relatos, mis poemas están escritos con humildad y respeto hacia aquellas personas que de verdad saben narrar buenas historias o aquellos poetas que nacieron con duende para expresar la pureza de sus sentimientos. Soy una mera aficionada. Me divierte escribir, me gusta el sexo y lo combino así, a mi manera.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus palabras son las huellas que dejas en los senderos de mi Jardín... palabras que se quedan cuando son sinceras.