5 de febrero de 2010

Nuestros Viernes



Amanece un nuevo viernes. Tras la jornada laboral regreso a casa con la mente llena de imágenes pasadas. Mi cuerpo lo sabe... responde a los fotogramas que la mente rememora y reacciona. El corazón acelera su ritmo, los senos responden abultando y endureciendo mis pezones. Un latigazo de placer recorre la espalda, desde la nuca hasta la misma entrada de la cueva más deseada. Mi vientre se llena de mariposas rozando con sus alas los trémulos pliegues de mis labios vaginales, haciendo que la humedad aflore y deslice por el interior de mis muslos.


Sí... hoy es viernes. Horas eternas sin obligaciones, ni compromisos que impidan las fantasías perversas que nuestras mentes maquinan, lujuriosamente lascivas por complacer lo que nuestros cuerpos desean, anhelan sin limite... impacientes.


El salón preparado. Coloridas velas alumbran la estancia. Mi cuerpo dispuesto, en posición como Tú ordenas. El collar con mi nombre adorna mi cuello. Sobre la mesa nuestros juguetes favoritos: cuerdas, esposas, tobilleras, mi antifaz, y... destacando entre todos... Tu fusta.



6 comentarios:

  1. Excelente preludio para juegos sin final...

    ResponderEliminar
  2. Adoro esta forma vuestra de celebrar los viernes, se nota que ustedes si que saben sacarle el placer a los juegos del bdsm, que sean gratos sus encuentros, tanto como ambos se merezcan pasarlo, con luces y sombras...
    Besitos de canela.

    ResponderEliminar
  3. y ¿si prolongásemos el fin de semana un poquito más?

    quien sabe lo que traería el viento o que nuevo juego me invento


    besitos

    ResponderEliminar
  4. Espero que hayas cumplido tus propositos de deseo... Seguro que sí!

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Un viernes así ... a partir de ahora Rosaida miraré mis viernes desde otro prisma, y los esperaré impaciente.

    Néctares

    ResponderEliminar
  6. que llegue ya el Viernes...
    gracias por tu visita y comentario..
    Besos

    ResponderEliminar

Tus palabras son las huellas que dejas en los senderos de mi Jardín... palabras que se quedan cuando son sinceras.