28 de mayo de 2010

Agitada espero la eternidad

Agitada espero tu llegada en la intimidad
perfumada
para mezclarme con el aroma de tu deseo
morboso
vestida de satén como tus manos
expertas
soñando que al hallarme de lujuria sublimada
empapada
emerjan tus instintos más salvajes.


Quiero conjurar un embrujo hacia tu lengua
lasciva
que se pierda juguetona entre los pliegues
rosados
de mi sexo entregado a su placer.


Brilla en mis ojos el fuego ardiente
apasionado
del deseo por tenerte disfrutando
gozando
como tu reclamas, como siempre te ha gustado.


Bebiendo de tu sexo me dirás:
pequeña
eres la obsesión que me devora
mi estrella
tú eres mi más preciada joya.


Y yo en la espera del momento
desespero
perfumada, empapada, lasciva
me relamo
aguardando la llegada del encuentro.

No hay horas ni tiempo, no hay final
para esta magia que destila eternidad.

12 comentarios:

  1. Poesía de primavera... me encantó

    beso
    druida

    ResponderEliminar
  2. Preciosa forma de expresar ese deseo que todo llevamos dentro y que forma tan caracteristica de mostrarlo, suave, ardiente y directo, genial. Simplemente exquisito.

    ResponderEliminar
  3. Tu esperas agitada a su llegada y yo me voy agitada a su encuentro, espero disfrutarlo de esta manera.
    Besazos agitados y perfumados de tu jardin

    ResponderEliminar
  4. Uffff, Mi Rosa del Cairo, salgo de tu casa con un exuberante calor.
    Tienes mucha magia en la tinta de tu pluma. Señora, Felicidades


    Néctares

    ResponderEliminar
  5. Tus palabras son poesia, deseo, pasion, el anhelo y la espera mezclas explosiva. Todo llega, me gustas, que ilusion leerte...
    volvere...
    bs

    ResponderEliminar
  6. Lenguas, deseos, juegos que hacen que quiera estar así ahora mismo, deliciosa mi querida Rosaida como siempre un placer pasear por tu jardín.

    Besitos de canela.

    ResponderEliminar
  7. Que el placer sea infinito....

    bss

    ResponderEliminar
  8. Es imposible sustraerse a este deseo que trasmites, que provocas, que generas.

    Fuego y seda.

    Ardiente, sensual y delicada como ese mar de rosas que adorna tu Jardín.

    El sabor de la tierra en mi boca, el aroma de las rosas en mi pecho, el trémulo palpitar de su corola entre mis manos...

    Moriría por un segundo entre esos muslos como pétalos, por beber la savia de tu boca, por cubrirte con el rocío de Mi deseo.

    Por que sean mis manos de jardinero las que cuiden tu rosaleda, abonen tus parterres, den forma a los macizos.

    No puede haber jardinero más afortunado en el mundo que el que cuide tu Jardín.

    Un Jardín pleno de delicias.

    ResponderEliminar
  9. Privilegiado el esperado...

    Besos de espera.

    ResponderEliminar
  10. Pues a mí se me haría eterna una espera así! Me devoraría cada minuto sin él!
    Espero que lo disfrutaras por lo menos todo lo que imaginabas!
    Te dejo mis caricias!

    ResponderEliminar
  11. precioso todo..lo que leo, lo que imagino, las entrelineas...


    un besos emocionado desde mi corazon, al que haces palpitar con mas fuerza con tus versos.

    ResponderEliminar
  12. vuelvo a pasear por tu jardin y veo que nada a cambiado

    ResponderEliminar

Tus palabras son las huellas que dejas en los senderos de mi Jardín... palabras que se quedan cuando son sinceras.