23 de junio de 2010

Notre Dame se rinde ante Ti

Deslumbrados. Respirando su aroma y envueltos por el manto de su magia, nuestros ojos brillan encantados. Sonrío. Me tomas entre tus brazos y mi boca recibe gozosa tus labios suaves y hambrientos.

Ella, majestuosa, se alza en mitad de la isla. Las aguas la rodean. Embriagados por los latidos de su piedra, recorremos cada rincón. Tan húmedos como sus muros, nuestros cuerpos se miran, se hablan, se rozan, se tocan. Irresistible y lascivo me raptas. Me coges de la mano y nos perdemos entre los jardines huyendo de las miradas indiscretas. Cruzamos a la carrera el puente, flanqueados por el brillo de los candados que encierran mil juramentos de amor. A salvo en la ciudad, tus besos me guían al compás de la música del acordeón. Detrás de cada cristal, una pareja se arrulla a la luz de las velas. Paramos a besarnos en todos los callejones, cada sombra es cómplice de nuestras caricias. Nuestras manos buscan cada vez más atrevidas los rincones que las reclaman.


Sin saber cómo, tus pasos me guían hasta nuestro lecho. Incapaz de esperar más, arrancas mis ropas ansioso por gozar de mi gema esmeralda. Me arrojas sobre la cama desnuda. Separas mis piernas, flexionas mis rodillas y te plantas entre las torres gemelas de mis muslos. Tus manos descienden por ellas lentamente, con tus ojos fijos en el brillante rosetón que palpita en el centro. Tus dedos lo descubren, tus labios lo buscan, tu lengua lo recorre. Suenan las campanas, las palomas de la plaza alzan el vuelo y las puertas de la catedral se abren ante el empuje de tu ariete.


-“Tú eres mi Dama de París”



y TU, YO el cielo… nos reclama



6 comentarios:

  1. Ah, ma petite Rose, je suis si heureux dans vos cuisses!
    ... mille vies se passer entre eux.

    ResponderEliminar
  2. Sin más que añadir, París a tus pies.

    Néctares

    ResponderEliminar
  3. Vuelves llena de luz y fantasías hechas realidad.
    Quien puede evitar rendirse ante todos tus encantos hermosa Rosaida?
    El sabe amarte tal y como te mereces.

    Besitos desde mi pequeña orilla.

    ResponderEliminar
  4. Rosaidaaaaaaaaaaaaa! vi que habías vuelto por la mañana temprano, pero no me dió tiempo a entrar, saludarte y morirme de envidia.
    Y ya.. muertaaaaaaaa, te diré que me alegro un montón de lo que has disfrutado. Es precioso verdad? y muy romanticona. Y sobre todo de tu vuelta!
    Besitos y mis caricias claro!

    ResponderEliminar
  5. Claro, Paris bien vale una misa..

    beso
    druida

    ResponderEliminar
  6. Que lindo amiga que en tus caminos se respire magia encantadas que embriagam tu alma en liberdad y de sueños de vivir en ricones como el placer.

    Besitos.

    ResponderEliminar

Tus palabras son las huellas que dejas en los senderos de mi Jardín... palabras que se quedan cuando son sinceras.