1 de julio de 2010

Omnipotente acero

Erguida, inflexible, dura… Algo se estremeció en mi interior cuando, apoyada en la barandilla, retiraste la venda de mis ojos. Algo que hizo que mi sexo se empapara de golpe.

- Ahora, quítate esas braguitas y dámelas.


Me habías vendado los ojos desde el mismo momento en que entramos en la habitación. “Es una sorpresa” – dijiste. Salí al balcón guiada por tus manos. La brisa de la tarde de París traía a mi rostro retazos de inmensidad acompañados de un lejano bullicio. Y ahora, ante mí, se desplegaba en toda su grandeza.

No sé cómo te las habías arreglado para que no me diera cuenta de lo cerca que estábamos de ella. Imagino que elegiste cuidadosamente el recorrido mientras callejeábamos abrazados hasta la puerta del pequeño hotel, que cruzamos ante mi mirada sorprendida.

El viento se cuela juguetón entre mis muslos, levantando la exigua falda y dejando al descubierto mis encantos. Tu mano acaricia mis nalgas pero esta vez casi ni me entero. Toda mi atención está centrada en ella. Colosal, imponente, ocupando todo mi espacio visual. Aquí estás. Tan cerca que parece que podría tocarte con la mano. Las tuyas dejan de trastear en mi trasero. Me toman firmemente de las caderas, y tomo conciencia de repente de lo que empuja en mi más estrecha entrada.


- No separes los ojos de ella.
Cautivada por tu dureza, en breves segundos me encuentro aullando entregada a la potencia de tus embestidas, a merced del colosal acero que me posee, perdida entre sus férreas nervaduras.

Un pequeño ascensor amarillo se eleva en sus entrañas, ascendiendo como yo hacia la cúspide, lenta e inexorablemente. Mi cuerpo se debate a cada metro ganado. Oh, dios, dios… siento el temblor ascender desde mis tobillos. La mancha amarilla se va perdiendo a medida que toma altura. Va a llegar a la cima. Lo siento, lo noto. Aquí llega… Con los ojos cerrados veo cómo revienta el pináculo de hierro y despega imparable, adentrándose en el cielo.

Esbozando desde el firmamento las líneas de mi lienzo

12 comentarios:

  1. Me alegra saber que no soy el unico que cuando ve la torre Eiffel no puede dejar de pensar en un pene de acero vanguardista...

    Mil besos

    ResponderEliminar
  2. UMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMMM!!!!!!
    asi es como nos gusta erguida y dura, pero......... nunca me he metido otro acero que no sea el de las bolas chinas.
    Una entrada fogosa de esas que hace que tu corazon palpite a 1000
    TU ERES LA REINAAAAAAAAAAAA!!!!!!!!
    REINA DE LA TENTACION
    EL EROTISMO
    LA SENSUALIDAD
    Y EL DESEO.
    UMMMMMMMMMMMM!!!!!!!!!!!!
    Me voy que no quiero decir ninguna burrada.
    Besazos miles para este jardin que cada dia huele mejor!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Nunca miraré la torre eiffel con los mismos ojos. ;)

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Aun con la tormenta y el viento que mi visitan en este lado del mar...que refrescan esta parte del mundo, ahi esta tu relato para volverlo todo tibio de nuevo..

    precioso (duro tambien)

    beso
    druida

    ResponderEliminar
  5. Colosal ¿que tendra esa acerdad torre? jeje un saludo.

    A ver ahora quien es el list@ que no se estremezca cuando vuelva a ver tal monumento como bien comento Jauroles.

    ResponderEliminar
  6. Dios algun dia me encantaria poder relatar las anecdotas como tu, te dejan ciertas ganas de leer mas!!*

    me gusta mucho tu blog saludos!*

    ResponderEliminar
  7. París nunca fue tan y tan interesante. El olor que desprende este jardín cada vez es ma´s de flores salvajes. Eso me gusta.
    un beso a tu jardín

    ResponderEliminar
  8. No hay ingeniería mejor que la de tus palabras, no hay línea que supere la de tus caderas, no hay nada que rasgue el cielo como tú.

    No hay obra más bella que la de tu propia figura.

    ResponderEliminar
  9. Siempre les quedara Paris¡¡¡¡


    como en Casablanca, la cuidad Luz como telon de momentos inolvidables...

    besos de una kajira.

    ResponderEliminar
  10. VERY IMPORTANT

    COPIAR, PEGAR Y ENVIAR A LOS BLOGS AMIGOS

    Las chicas del Club Encuentros con la selección española.

    Dispuestas a darlo todo por animar a nuestros jugadores, un grupo de bellas patriotas ha decidido exhibir sus canalillos para apoyar a la rojigualda y a la hinchada. Sí, a los hinchas, claro.

    Club ENCUENTROS

    Al grito de "canalillos para la rojigualda" están fotografiando sus atributos, más o menos explicitamente, para colgarlos en nuestra página de Encuentros.

    Como hacer felices a los jugadores españoles y a la HINCHADA

    Si desea acompañarlas y enardecer con ellas a la selección y a sus seguidores, hágase una foto del canalillo en formato JPG, de no más de 700x500 y 50 a 80 KS, envíela por mail a la dirección libidine.org@hotmail.com, con su nick, sus medidas de busto y el enlace a su blog.

    Canalillos para la rojigualda

    Gracias a Dª Nazaríes, la genial pionera, y su generosa oferta de exhibir su canalillo se pondrá al rojo vivo el Mundial. ¡Viva la nueva musa de la selección española! ¡Vivan sus seguidoras Dª I'am y Dª Rosa! ¡Nos hacen felices! De aullar nos encargamos nosotros.

    ResponderEliminar
  11. Mi linda aqui yo encuentro mi ideal para gozar de tus letras lindas y bien elaborada. Con imagens deliciosas que nin te cuento las sensaciones cuando miro y que me encantam por possuir este canto de placer maguinifico y magnetico.

    besitos y siempre estás conmigo y esto para mi es un placer.

    ResponderEliminar
  12. Siempre nos quedará París. Y tu espacio que recorro con gusto. Gracias por tu visita a uno de mis noctambularios, donde serás bienvenida siempre.


    Saludos...

    ResponderEliminar

Tus palabras son las huellas que dejas en los senderos de mi Jardín... palabras que se quedan cuando son sinceras.