7 de agosto de 2010

Tu boca

La que enloquece mis sentidos cuando la miro, la toco, la siento… me dice,

Tu boca...

Noto tus labios suaves y tiernos besando mi piel, caliente por tenerte siempre, erizándome entera cuando cada centímetro de mi cuerpo recoge el terciopelo que regalas a mi placer. Los siento carnosos y mullidos posándose sobre mis labios, apretando lo justo para que mi corazón reclame que se fundan con los míos y seamos sólo uno.

Noto tu lengua potente y dura penetrando mi boca. Juguetona y tierna buscando mi lengua para enredarse en ella y mezclar su saliva con la mía.


La siento suave y caliente cuando se pierde entre las curvas de mi piel y mis ojos se cierran percibiendo la maravillosa posesión que camina por los rincones de mi ser.

Me encanta, me enloquece cuando baja por mi vientre en busca de los pliegues de mi otra piel. Rápida, lenta, sinuosa… con las cadencias que sólo tú sabes ofrecerme porque conoces como nadie mi palpitar. Me subes, me bajas. Me llevas, me traes, arrancándome gemidos de placer. Cuando decides el momento, aúllo ante el torrente de gozo que me regalas y mis gritos se funden con tus rugidos de salvaje excitación al sentirme así… loca, entregada a tu merced.Noto tus dientes apretando suavemente el contorno de mis labios y de vez en cuando muerdes mi lengua apresándola para que no se escape por la cavidad de tu boca. Tu risa te delata, te divierte el juego y yo sonrío porque me encanta jugar contigo. Los siento mordisqueando mis pezones. Los endureces y elevas tanto que hasta la corona que los rodea desaparece fundiéndose en ellos. Y yo me derrito por el placer que me provocan. Entre mordisco y mordisco percibo gozosa el recorrido electrizante que se produce en mi interior y llega como un torrente hasta mi clítoris abultado y palpitante.Los deseo, necesito sus mordiscos en la perla que corona mi flor, abierta y encharcada.


Cuando alternas tus dientes y labios perfectos con tu lengua experta en movimientos rápidos y lentos, haces que pierda la razón y mi cuerpo flota, se eleva, traspasando los límites del azul celestial. Y tú sabes que los ángeles son testigos de mis gemidos, de mis jadeos, de mis aullidos, arrancados desde lo más profundo de mi ser. El placer que me regalas, el gozo que me ofreces, es tan poderoso que abrirás las puertas del cielo para mí tantas veces como desees. Y tu deseo es tan grande como las veces que me has hecho cruzar la frontera que separa lo terrenal de lo celestial.Tu boca, diosa en el Olimpo del placer, única y maravillosa, deseada y necesaria. La que disfruto cada día y cada noche de mi vida. Ésa… tu boca que es mi boca.


Esa que tan bien conozco...


11 comentarios:

  1. Hummmm.... te veo, Rosaida, Desbocada...

    ResponderEliminar
  2. Mi corazón late acelerado cuando leo tus palabras, unas palabras que me llevan lejos, muy lejos. Una sensación interesante, por cierto.

    Besos gélidos

    ResponderEliminar
  3. Un,Un, Un...encantada y con deseos.
    Me encanto
    Dejo un besos para ti

    ResponderEliminar
  4. Es el órgano de mejor tacto... sin duda.

    ResponderEliminar
  5. De la boca nacen frases y tambien sensaciones...

    Sophie

    ResponderEliminar
  6. He aterrizado por aqui por pura casualidad, me ha gustado el viaje que realizas a traves de los sentidos. Cuando tenga más tiempo echare un vistazo a tu Blog, saludos.

    ResponderEliminar
  7. Nada mejor que tu boca mordiendo mi boca...

    ResponderEliminar
  8. Ummmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm!!!!!!!!!!!!
    Que seria del sexo sin una boca, sin sus besos, su aliento calido recorriendo tu cuerpo.
    Sin esos dientes mordisqueando tu cuerpo, tus senos, tu sexo, ummmmmmmmmmmm........ quiero bocas
    MUY CALIENTE, ME HA ENCANTADO ESTAENTRADA PRECIOSA!!!!!!!!
    BESAZOS!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  9. Cuanto puede comunicar una boca, unos labios, eh? Y me refiero sin pronunciar palabra...

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Woooooow Rosalía, te has salido!
    Qué razón tienes! La boca, los besos, fundirse... lo mejor! la mejor entrada a cualquier jardín!
    Un besote y mis caricias

    ResponderEliminar

Tus palabras son las huellas que dejas en los senderos de mi Jardín... palabras que se quedan cuando son sinceras.