15 de septiembre de 2010

Cuando nací…

Fui concebida en un país lejano allende los mares. El verde esmeralda de su piélago donó a mis ojos su color, el tono profundo de la espesura concedió a mi cuerpo su misteriosa belleza. La inmensidad de sus parajes imprimió en mi alma su fuerza y su poder. 


Y después…

Gocé con el deseo apasionado que mis amantes me ofrecieron, empujados por la lujuria que veían en mis ojos y notaban en mi cuerpo. Rubios y morenos. Jóvenes y maduros. Todos ellos me excitaban. Me atraía la dureza de sus movimientos cuando poseían cada uno de mis rincones y la suavidad de sus manos cuando acariciaban mi piel. Su lascivia me encendía y a la vez me consumía, como se consume una vela ardiendo en la noche sin luna.

Pero aquel día señalado…

Fueron sus manos inclementes y esa mirada intrigante. Fue su labia inteligente, aquellas palabras soeces, su cuerpo imponente, el deseo desmedido y su amor apasionado los que forjaron el destino de mi vida junto a Él.

Los años fueron pasando….

Reímos y lloramos con el sol, alimentados por la savia del amor. Nos nutrimos de besos y caricias embriagados por el deseo de la pasión. Con la lujuria como única ley, nos amamos como salvajes y nos gozamos como nadie. Tanteamos nuestros cuerpos explorando cada rincón. 

Unidos...

Tantas cimas alcanzamos
tantas playas recorrimos
que sin apenas mirarnos
uno en el otro fundidos
al roce de nuestras manos 
sentíamos sus latidos.


Y en las noches…

El corazón en el pecho. Y en nuestros pechos, deseo. Y el deseo en nuestras manos va buscando nuestros cuerpos. Y en nuestros cuerpos el fuego, en ese fuego el deseo y el deseo en nuestros pechos, noche a noche, beso a beso.


Conquistamos un destino…

Donde el camino de la ternura se adentra en el vergel de las risas cómplices. Donde las palabras susurradas ceden su tiempo a las miradas. Donde el gozo de los besos infunde atrevimiento a las caricias. Donde el deseo pulsante desata el torrente de la pasión.

Donde mi río sofoca tu fuego
Donde tu mar baña mi arena

Eternamente

13 comentarios:

  1. A esta orilla del paraíso…

    Se me ocurrió como banda sonora. espero que sea de su agrado, Lady.

    ResponderEliminar
  2. Suave, dulce, encantador como siempre.

    Beso gélidos a mi reina

    ResponderEliminar
  3. Sr. Brummel, muchas gracias por su aportación que resulta totalmente de mi agrado. Tanto es así, que he decidido ponerla como banda sonora.

    ResponderEliminar
  4. ¿Qué decir ante el relato de toda una vida?¿Qué opiniones, qué reflexiones, qué puede añadir la razón ante los hechos?
    No se me ocurre nada.
    Por tanto, sólo me quedan los sentimientos.
    Felicitarte, felicitarme, felicitarnos.
    Por ese bello resumen, por las sensaciones que despierta, por la dicha de conocerte, de acompañarte en este trecho del camino.
    Alegrarme, deleitarme, excitarme, gozar.
    Y, eso sí, decírtelo ora vez.

    Con un beso.

    ResponderEliminar
  5. Y ...sin desmerecer en absoluto el temazo de Stevie Ray Vaughan... (un placer, Míster Brummel, precioso tema)
    a mí me recordó a ésta.

    Otro beso

    ResponderEliminar
  6. Un placer que compartas ese tu camino!

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Cuando la lujuria es la unica ley ocurren cosas deliciosas, el asunto es que no siempre se puede relatar tan bien como hiciste aqui.

    Escribes que es un lujo leerte Rosaida.


    Besotes!

    ResponderEliminar
  8. Gracias a ud, Lady Rosaida, por este cálido jardín tan acogedor que abre para nosotros, los efímeros visitantes.

    Un lugar realmente cálido en el que refugiarse de la fría realidad cotidiana.

    Y gracias, por supuesto, a DP por su cordial bienvenida.

    ResponderEliminar
  9. Donde tu ternura ha echo un camino en el cual se escuchan las risas complices. Donde en tu jardin quedan... susuros llenos de miradas lascivas y a las que tu y tus escritos despiertan el apetito y las ganas. Donde tus besos deseosos de dar y optener placer hacen que tu jardin se llene de la flor de la pasion y el extasis del amor.

    Esta entrada me ha gustado especialmente, por un instante he crecido a yu lado.
    BESAZOS PRECIOSA Y NUNCA DEJES QUE SE MARCHITE ESE JARDIN EN EL QUE TODOS DISFRUTAMOS SU BELLEZA.

    ResponderEliminar
  10. Fuiste creada para que quien tuviera la fortuna de tenerte entre sus brazos se extasiara amándote, eres una mujer apasionada,sensual y llena de encantos así que no me extraña nada que tu señor este mas que encantado de poseerte, me alegra leerte satisfecha y feliz dulce Rosaida, con todo mi cariño besitos de canela.

    ResponderEliminar
  11. Alucinado me dejas con tu blog. Una enhorabuena de las que atronan en el alma.

    saludos y besos.

    ResponderEliminar
  12. Querida Rosaida ...
    que bom passear em seu espaço ...
    muito agradável .. adorei tudo que li ...
    voltarei ..
    beijos pra vc ..

    ResponderEliminar

Tus palabras son las huellas que dejas en los senderos de mi Jardín... palabras que se quedan cuando son sinceras.