14 de octubre de 2010

Caballero trovador

Como ave nocturna vuelo hacia su cuerpo,
cuerpo ávido de deseo que pronto será mío.
Poco a poco se esfuma mi miedo,
ese temblor que a veces me hace suya
al ver los destellos de su fuego
descender por la colina.

Penetra con su espada
hasta el interior de mi reverso
pero mi deseo es tan grande
que roba a su paso mi trémula duda.
Siente que me deshago despacio
cuando ocupa lo que es suyo.
Mitiga su empuje,
aminora su brío
clavando su mirada perversa
en los ríos que él me desborda.

Hambriento me devora.
Me embiste con fuerza
y con fuerza me besa.
Me lame y posee
y me vuelve a besar.

Sonríe.
Me toca.
Me bebe.
Me muerde.

Y otra vez la locura le domina.
Me toma y somete haciéndome suya.

Me encanta su acero, su brillo y su fuego.
Pero más arrebata mi gozo
sentir el ardiente deseo
bailar en sus ojos.

Mi cuerpo, cuando cesa el vaivén,
ávido recorre su piel
que reclama mis manos y mi boca.
Sin mediar un minuto
mis labios acuden seductores.
Tentada por lamerle entero
y urgida por un apetito desmedido
mi lengua saborea su tesoro.

Entre sus gemidos y mis jadeos
me pierdo entre sus pliegues.
Relamo su miembro erguido,
tan duro como el acero.

Empapada le suplico,
rogándole que me haga suya de nuevo.
Que ataque mi espalda
y asido a mis caderas cabalgue a su yegua.
No se hace esperar.
El fuego en su mirada le delata:
al verme enloquece.

Y entonces, más allá de la cordura,
cabalga, desbocada su montura
que le pide más y más según se crece

“Monta seguro a tu yegua,
Caballero trovador”.
Sujetando mis crines susurra:
“galopa, alazana, galopa…
llévanos más allá de las estrellas.”

16 comentarios:

  1. Mmmm nada como cabalgar y que lo hagan contigo como lo que eres hermosa Rosaida, toda una potranca joven,pasional, rebelde,briosa quien se resiste a domarte?
    Que tus ardores sean todos complacidos y que tus crines sean templadas con delicadeza y con decisión ,besitos desde mi perversa orilla guapísima.

    ResponderEliminar
  2. Los dulces y pecaminosos versos de tu poesía son tan bellos como la vida misma. Siempre he sentido debilidad por los caballeros. Montar y ser montada.

    Besos gélidos

    ResponderEliminar
  3. Ummm nada mejor que dejarse someter por tan enorme caballero, jeje!
    Un besote mi querida Rosaida!! Como siempre, he elegido un buen momento para leerte, te dejo, jeje tengo que desfogarme!!!!
    Te dejo mis caricias

    ResponderEliminar
  4. Buena monta, Lady. Casi he podido acariciar sus crines. Lástima…

    No podía ser de otra manera.

    ¿O sí?

    ResponderEliminar
  5. Precioso escrito, precioso....

    Quiero un trovador para mi esta noche....

    Sophie

    ResponderEliminar
  6. Curiosa variante del Amor Cortés donde la dama rinde vasallaje al trovador...

    Pero lo que está claro es que trovador o juglar, caballero o señor, cualquiera perdería la cordura con sólo pensar en el paisaje de tu espalda extendida ante su vista.

    Bello poema, Rosaida, esta delicia de tu Jardín.

    ResponderEliminar
  7. "Wild Horses"…mmmm…mis adorados Stones en el jardín del Edén, donde los dedos se vuelven pegajosos…¡Cuántos recuerdos! Buenos y …algunos amigos, estúpidos, caídos por cabalgar esos malditos caballos a pelo y sin bridas ni embozo…

    Aquí le dejo esta maravilla que estaba escuchando en el mismo momento en que recibí su precioso ramo de rosas.

    ResponderEliminar
  8. Cabalgar sin fin y ondear al viento de los deseos la lujuria y la pasion, todo desatado en una bestial lluvia de sensaciones......

    bxos

    ResponderEliminar
  9. No sé, si llegan a prohibir los toros que va a pasar con esas embestidas.

    ResponderEliminar
  10. Excelente galopada hacia la pasión y el éxtasis!!

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Yo te sere sincera, tus entradas me fascinan, no se como sera tu caballero, pero a mi me vuelve loca la dama y su manera de seducir y llevar a ese caballero donde ella quiere.
    PRECIOSO GUAPA!!!!!!!!!!
    BESAZOS PODADOS!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  12. Caballero que llega hasta ti haciendote sentir pasion y deseo en cada momento.
    Viviendo con gran intensidad cada segundo y deseando que vuestros cuerpos no se separen jamas.

    Besos.

    Lunna.

    ResponderEliminar
  13. perder el sendero de la razón
    entre yegua y jinete

    hasta reiniciar el siguiente
    y otro más
    otro

    ResponderEliminar
  14. Bellísimo poema, transmite la sensualidad y la excitación del momento, un beso para ti

    ResponderEliminar

Tus palabras son las huellas que dejas en los senderos de mi Jardín... palabras que se quedan cuando son sinceras.