30 de octubre de 2010

Yo cumplo uno. Nosotros algunos más

Parece que fue ayer cuando empecé a trabajar la tierra salvaje de mi jardín. Las malas hierbas invadían parte del terreno. Compartían el espacio con piedras de diversos tamaños y formas.

La labor de limpieza fue ardua y complicada. Cada día mis manos acababan doloridas de lidiar con los hierbajos tan arraigados. Mis pies tropezaban con piedras ocultas a mis ojos, hábilmente semienterradas que sólo dejaban en la superficie sus aristas afiladas. En muchas ocasiones acababan sangrando por las heridas sufridas.

Pero mi tesón y fuerza de sacrificio hacían que volviera cada día a la contienda. No me fue nada fácil batallar en esas tierras hostiles. Con el ocaso enfundaba mis herramientas de lucha y me retiraba a descansar y meditar. En muchas ocasiones mis reflexiones me recomendaban que lo más saludable fuera presentar mi rendición. Pero el corazón me decía lo contrario. Las dudas se sucedían cada vez que en el campo de batalla, tras ganar a las malas hierbas y a las piedras dolorosas, aparecían nuevos invasores. Enemigos con lenguas viperinas y uñas afiladas.

He de reconocer que estos adversarios fueron más dañinos, pero no insuperables. Barajaban métodos de lucha que se escapaban a mi raciocinio sincero. Con sus sucias y engañosas estrategias intentaban abortar mi labor de crear un espacio único. Soleado, limpio y alegre en sus días. Sensual, lujurioso y perverso en sus noches. Y siempre mágico y especial.

Aquí estoy. Aquí estamos. Con las marcas de la batalla sobre mi cuerpo. Con cicatrices que siempre me recordaran que una vez quise crear un espacio de amor y bienestar verdadero. Y que un ejército de sombras solitarias, embozadas en la oscuridad de la mentira y del engaño, quisieron abortar una ilusión pulsante que nació hace años.

Ahora mi jardín no siente sus cicatrices. En él crecen rosas blancas, amarillas, rojas… cargadas de aromáticos perfumes. Los diferentes matices en su forma, color y fragancia hacen que cada una de ellas sea única y especial. La cromática tan viva, los pétalos tan tersos y sus pistilos tan húmedos muestran que están libres de plagas invasoras y venenos indeseables.
El jardín, con sus moradores y visitantes maravillosos, cumple un año. Gracias por vuestra presencia a todos los que lo llenáis de vida paseando entre sus parterres y rosaledas.

El Jardín de las Delicias intentará seguir siendo un compendio de mañanas luminosas y veladas de ensueño donde sus moradores desaten la lujuria que encierran sus cuerpos.

Esas fantasías deseadas y esos deseos cumplidos ambientarán sus días y encenderán sus noches.

11 comentarios:

  1. Felicidades, Lady.

    Cultiva ud un espacio realmente bello. Merece la pena ser un visitante (¿o morador?) asíduo de su jardín.

    Como regalo, una melódica flor.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Sr. Brummel, gracias por su regalo tan especial para mí.
    Aprovecho para decirle que mi deseo es que Ud. habite en mi Jardín. Sé que mis rosas le acogerían encantadas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Es cierto que te lo has trabajo y mucho, querida Rossy, hasta lograr hacer de tu Jardin un lugar inolvidable y especial.

    Tus delicadas manos cultivan las mas preciosas y exquisitas rosas de todo el mundo, qué digo, de todo el Universo!

    No olvidaré nunca el momento en el cual conocí tu blog. Ahora no puedo dejar de pasar por tu bien cuidado Jardín,pensando en las maravillosas delicias que habrás preparado.

    Ciertamente, me alegro que no te hayas rendido, que hayas vencido a las oscuras sombras que acechaban tu jardín.

    Mis felicitaciones por mantener el Jadin tan bello y exuberante.

    Un beso gélido -y un ramo de rosas- a mi Dama favorita.

    I.V.

    ResponderEliminar
  4. Felicidades por tan bello jardín y que sigan cultivándose las hermosas flores a las que nos tienes acostumbrados.

    Un cálido beso.

    ResponderEliminar
  5. Ay!! Llego para felicitar a mi Dulce Flor, la más bella entre todos los jardines.
    Princesa sigue regalando aromas, por favor.

    FELICIDADES

    Néctares

    ResponderEliminar
  6. Más y más y más, más y más todavía, y todavía muchos más.
    Nosotros somos, seremos, cumplimos y cumpliremos mchos más.

    Los parterres, bancos, caminos, farolas, fuentes, muros e invernaderos de este Jardín somos los que te damos gracias a ti, mi amor, por existir.

    Porque nosotros, Rosaida, existimos gracias a ti.

    Feliz cumpleaños.

    ResponderEliminar
  7. Ikana, gracias a ti por frecuentar mi Jardín, mi pequeño colibrí. Tu presencia lo convierte en un verdadero vergel.
    Un beso, querida amiga.
    Minerva, agradezco tu comentario. Sin duda es una flor que aromatiza mi Jardín. Espero volver a verte muy prontito por aquí.
    Besos.
    Néctar, que alegría tenerte de nuevo paseando entre las rosas, mi querida amiga. La próxima vez no tardes tanto, ¿vale? Fuiste abono de invierno cuando araba la tierra, aún en barbecho. Sin ti mis flores no brillan tanto.
    Un besito, reina.
    D.P., Yo cumplo uno, nosotros algunos más.
    Feliz cumpleaños a ti también.

    ResponderEliminar
  8. Hola!

    Hace tiempo que frecuento tu jardín, yo me dedicaba a cultivar algunas flores hace tiempo pero de forma muy personal hasta hace poco tiempo. Ahora tengo unas flores muy bonitas en un pequeño jardín que empieza a brotar.

    Muchas felicidades por tu jardín, da gusto pasear por aquí ;)

    ResponderEliminar
  9. Felicidades!! Tu jardín ahora resplandece más que nunca.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. He estado tan absorta en mi propia soledad que no he paseado por aquí, cuando se que en tu tierra siempre se respira aire limpio, cálido y sensual, Felicidades hermosa Rosa Roja eres y seras la flor favorita de todos los que te admiramos, besitos abonados de cariño desde mi pequeña orilla.

    ResponderEliminar
  11. Felicidades Rosaida, tu jardin es estupendo justo por lo que te ha costado, lo que facil llega, facil se va, pero este jardin es permanente.

    Eres una escritora unica, asi que mis felicitaciones y que sean muchas alegrias mas!

    ResponderEliminar

Tus palabras son las huellas que dejas en los senderos de mi Jardín... palabras que se quedan cuando son sinceras.