7 de noviembre de 2010

Raissa. Entregada

La música dejó de sonar. Abrasada por sus llamas, caí deshecha a sus pies. Aguardé anhelante, dispuesta para mi entrega. Desde niña me prepararon para ese momento. Modelando mi cuerpo para que mis curvas fueran perfectas, cuidando mi cabello para que sus manos acariciaran la suavidad de la seda o agarraran con fuerza la cabellera más vigorosa. Nutriendo mi piel con los ungüentos más cremosos y mejor perfumados. Fui cuidadosamente instruida en los secretos del placer y del amor. Me formaron en infinidad de danzas exóticas, en la música y en las artes. Todo con un solo fin: complacer a mi Sultán logrando su total satisfacción. Cada noche soñaba con que encendía su pasión hasta tal punto que su deseo de poseerme no le dejaba pensar en otra cosa que en mí y me nombraba su odalisca favorita.


Sus manos recorrían mi cuerpo. Tanteaban cada uno de mis rincones. Se detenían en mis senos, acariciándolos, rozando y apretando mis pezones cada vez más duros. ¡Dios, cómo me gustaba! No podía evitar los gemidos con cada roce. Veía su sonrisa fija en su rostro. Preciosa, con sus dientes blancos como la luna perfectamente alineados. Sus ojos me recorrían brillantes de deseo y yo me sentía la mujer más afortunada del reino.

Acariciaba mi piel. Sus dedos exploraban. Buscaban. Se detenían. Apretaban con ternura primero y con fuerza después alternando con rapidez cada uno de sus movimientos. Me tenía a su merced, controlando cada una de mis reacciones, cada uno de mis gemidos. Me subía hasta la cima más alta del placer y luego me bajaba hasta el infierno más doloroso para que ardiera entre sus llamas. Mientras, ahogaba mis gemidos con su lengua para abrazarse a la mía o ponerla rígida para follar mi boca sin ningún miramiento. Entraba y salía con rapidez. Le sentía poderoso… grande. Me faltan palabras para explicar las sensaciones que producía en mí. Sólo podía dejarme llevar. Excitada, gozando, deseándole cada vez más. Notaba como mis fluidos  se derramaban por el interior de mis muslos como un manantial emergiendo con fuerza desde el interior de la tierra.


Nunca había sentido sobre mi piel las caricias de unas manos varoniles. Nunca había respirado ese aroma a sexo masculino. Ese que provoca la excitación cuando un hombre posee a una mujer. El nerviosismo crecía en mí tanto como lo hacia el anhelo de entregarme a Él. Llevaba toda la vida preparándome para este momento. Algo en mi interior me decía que nada volvería a ser igual después de aquella tarde.


17 comentarios:

  1. Nada puede volver a ser igual, querida. Eso siento yo después de leerte. Excitante y apasionado.

    Tus palabras son siempre magníficas, queridísima Rossy.

    Besos gélidos a mi Dama.

    ResponderEliminar
  2. toda una vida esperando el momento supremo y extasico de la posesion...de Su posesion.

    Bellisimo relato, querida mia.


    besos de una kajira

    ResponderEliminar
  3. Afortunada Raissa.
    Tener un objetivo en la vida, y que ése sea ni más ni menos que ser el complemento perfecto del hombre más grande que conoce...

    Afortunada, expectante y acertada.
    Enfrentada al instante álgido de su vida, llega el momento de dejar fluir las cosas, segura de sus cualidades, y que sean las manos que venera las que guíen su destino.

    Muy afortunada, envidiable destino... Casi tanto como afortunado es él y envidiable su suerte.

    Malik.

    ResponderEliminar
  4. Cada noche soñaba con que encendía su pasión hasta tal punto que su deseo de poseerme no le dejaba pensar en otra cosa que en mí y me nombraba su flor de rosa favorita.

    Afortunado Sultán…

    Besos erológicamente verdes.

    ResponderEliminar
  5. Ay mi florecilla linda del mejor jardín, tú mejor que nadie sabes que una vez disfrutado del cielo ya no querrá salir de ahí.
    Un besote y mis caricias, jeje

    ResponderEliminar
  6. Coincido plenamente con Caricias: dudo mucho que al Sultán le quepa otra opción que la de quedar por siempre embelesado por las cualidades de la joven odalisca.
    Además, como estudioso y conocedor de las otras variedades de rosas de tu jardín, estoy profundamente convencido de que sus mejores virtudes están aún por mostrar en este relato.

    Por esta y muchas otras razones de mucho calado, estoy totalmente seguro de que él no sólo no querrá salir de ese cielo que comienza a envolverle, sino que dedicará su vida a profundizar y gozar todo lo posible de esa maravilla que el destino acaba de poner en sus manos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Me encanta visitarte, sobretodo hoy, que vengo a darte un premio!!! Lo tienes en mi blog.
    Te dejo mis caricias

    ResponderEliminar
  8. Si, pero supongo que eres consciente que seras una mas de su haren y que tendras que guardar riguroso turno, nooo.

    ResponderEliminar
  9. ... pero su intención sigue siendo convertirse en La Favorita, ¿no?

    Hummm.... algo me dice que podría conseguirlo, pero quizá sea demasiado pronto para saberlo.

    Malik

    ResponderEliminar
  10. Los placeres trémulos del tacto sobre piel suave, la electricidad del medievo ;)

    ResponderEliminar
  11. Como podía no cambiar después de conocer el placer...?

    Besos.

    ResponderEliminar
  12. He estado tan absorta en mi propia soledad que no he paseado por aquí, cuando se que en tu tierra siempre se respira aire limpio, cálido y sensual, Felicidades por tu aniversario, por ser y por estar llena de fértiles palabras,Eres hermosa Rosa Roja eres y seras la flor favorita de todos los que te admiramos,esta odalisca es sin duda tu mejor regalo para El, besitos abonados de cariño desde mi pequeña orilla.

    ResponderEliminar
  13. Hermosa y sensual descripción de la iniciación de una hermosa odalisca a su nuevo mundo. Culminación de todo aquello para lo que había sido instruida y preparada.
    Deleite al comprobar que posee el encanto y la sensualidad que le eran requeridas.
    Gozo de sentirse deseada por al quien que puede tenerlo todo.
    Placer de alcanzar la cima de la propia perfección.
    Esperanza en convertirse en la favorita del Sultán...
    No sé qué pensareis los demás, pero yo opino que tiene muchas posibilidades de
    conseguirlo :-)
    Gracias por tan deliciosa representación.

    ResponderEliminar
  14. En pocas palabras se puede decir mucho. ¡Gran relato! ^^ ¿Es posible que veamos cual será la reacción del sultán cuando la conozca y la convierta en su favorita?

    ResponderEliminar
  15. Seguro que ese sultan no dejara de estar con el resto de su aren por el que diran, pero ella estara en sus pensamientos, se convertira en su deseo, su pasion, su locura y su debilidad.
    Como siempre sensual, exitante y muyyyyyyyyyyyy..............
    Besazos calidos preciosa!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  16. Es que justo eso sucede cuando estas con alguien que te lleva a esos niveles de placer, nada vuelve a ser igual, queda un antes y un despues.

    Y lo ves? esto es por lo que espero que tu jardin dure y perdure muchisimo tiempo, proque no hay muchas escritoras como tu.

    Besotes Rosaida!

    ResponderEliminar
  17. Con esa entrega me tengo que ir a la ducha,
    un placer leerte.
    que tengas un feliz fin de semana.
    un abrazo.

    ResponderEliminar

Tus palabras son las huellas que dejas en los senderos de mi Jardín... palabras que se quedan cuando son sinceras.