26 de enero de 2011

Nunca cambiará

Haga frío o haga calor, las estaciones corren y el tiempo pasa, pero su deseo más ardiente siempre me ha acompañado con la misma fuerza de aquella primera vez. Dice que su deseo no ha dejado de crecer desde que conoció el fulgor de mis ojos y la tersura de mi boca. Desde aquel primer día sentí que su deseo era más grande que los océanos, más intenso que los destellos de la luna llena y más ardiente que las dunas del desierto.

Él no cambiará nunca
Aunque su cuerpo esté cansado y su mente agotada, si le miro insinuante, si mis dedos se pierden entre sus pliegues y mis labios rozan su piel con suavidad, percibo al instante cómo se acelera su corazón, siento en mis manos cómo se eriza su piel y noto en mi boca cómo aumenta su pasión.

Él no cambiará nunca
Si me acerco seductora, con mirada felina y susurrantes palabras, se le encienden los ojos, emerge el león de su interior y me posee con furia salvaje.

Él no cambiará nunca
Si me arrimo como una perra en celo, bajo los ojos y me postro a sus pies, clava su mirada en mí, sus manos tensan la cadena y me convierte en esclava de su placer.

Él no cambiará nunca… ni yo tampoco.

10 comentarios:

  1. Y eso es la magia que tenéis los dos. Que la disfrutéis siempre! Como el primer día.
    Os dejo mis cariciss

    ResponderEliminar
  2. Si se acerca seductora, con mirada felina y susurrantes palabras,
    se le encenderán los ojos…


    …y se abrasará, tórrido.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Pues oye, no cambiéis, que así da gusto, y nunca mejor dicho...

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. He aquí una perfecta descripción del poder de la sumisa sobre su Dueño...
    "Si me arrimo como una perra en celo, bajo los ojos y me postro a sus pies, clava su mirada en mí, sus manos tensan la cadena y me convierte en esclava de su placer".
    ¿Quién decide cuando y donde?
    Y en este caso... ¿qué más da quien lo decida?.
    No cambiéis, ni el uno ni la otra... pues no imagino encuentro más perfecto que el aquí descrito...
    Mis saludos.

    ResponderEliminar
  5. ¿Para que cambiar?, si son dos guiones de la misma fábula. Y ambos conocen el final, y solo cambian el principio.

    ¿no busques que cambie?, si no lo has cambiado a él, o no te ha dado la orden, entonces deja que solo cambie el principo del guión.

    ResponderEliminar
  6. Afortunado aquél que, ajeno a las penurias cotidianas, pueda disfrutar de tu mejor perfil, Rosaida.

    Y dichosa tú, Rosaida, capaz de mantener sin fisuras esa actitud seductora y sumisa haga frío o calor.

    Porque mientras el deseo y la entrega presidan vuestra relación, Él soñará día y noche con poseer a su esclava con furia salvaje.

    ResponderEliminar
  7. Pues no cambiéis ninguno, porque es lo mejor que hay tener ese típo de compenetración.
    Besos y susurros muy dulces

    ResponderEliminar
  8. Sí, eso.. sobre todo, mucha con-penetración :D

    ResponderEliminar
  9. Un placer leerte de nuevo, siempre es un a delicia esa delicadeza con la que escribes. Buena semana

    ResponderEliminar
  10. Si algo no cambia es porque funciona, así que no hace falta cambiar nada ;)

    Un beso íntimo :)

    ResponderEliminar

Tus palabras son las huellas que dejas en los senderos de mi Jardín... palabras que se quedan cuando son sinceras.