17 de abril de 2011

Cinco melodías

5
Son tus dedos los cinceles. Los que esculpen en la noche mis relieves empapados de deseo, ofrecidos a su libre elección. Tu magia los mueve, perversos y tiernos. Hermosos buriles. Escultores divinos que revisten mi piel de fantasías soñadas en éste nuestro reino, Santuario escondido.

Cinco pinceles que rubrican sobre mi cuerpo la firma de tu deseo.


4
Son las llamas de tu pasión las que relucen en la oscuridad. Noto su baile en mi cuerpo. Siento su fuego colarse fundiendo mi alma que gime. Mi corazón se acompasa a tu violento latir. Cuerpos convulsos con pieles ardientes entre las sábanas eternamente deshechas de nuestro lecho encendido. Los rescoldos del fuego se avivan otra vez con la brisa que vuelve al amanecer. Brotan los ríos, anegando nuestras pieles sedientas y de nuevo comienza éste nuestro danzar, Baile Inmortal.

Cuatro pasiones me entregas, voraz y tierno. Cuatro recojo con el alma gimiendo.


3
Son los deseos que dominan tu perversión. Labios carnosos. Boca sedienta que penetras con pasión. Lujuria escondida entre encajes de satén que desvelas más allá de la razón. No hay dos sin tres, cuando tu locura lo reclama. Te miro a los ojos, tu brillo en los míos. Y vencida a tu poder te lo entrego con placer.

Tres sometidos a tu deseo. Tres rendidos a tu dominio, donde derramas tu calor.


2
Son los corazones que laten al unísono, los cuerpos que se funden entre sí, las almas que se mezclan hasta perderse más allá de este mundo. Dos se vuelven cuatro ojos, en dos tornan cuatro manos. De dos pieles que se erizan. De dos perfectas uniones.

Dos se elevan, dos crepitan, dos se queman en el aire… y


1
Somos, un deseo, una entidad, un sentir. Una emoción compartida. Unidos en una sola figura - ser irreal y perfecto - deseo de todo amante. Uno sólo es el que gime, jadea y siente, el que goza. Un alma para dos cuerpos, un solo latir pulsante dominando un solo mundo donde confluyen todas las sensaciones.

Un deseo, una pasión, una rosa, un tallo vibrante, una chispa cegadora, un solo ser.

9 comentarios:

  1. Conteo regresivo pleno en entrega y amor.
    Es que siempre es un gusto enorme pasar por este rinconcito lleno de sentimiento.

    ResponderEliminar
  2. muy bello¡¡
    siempre gozo tu inspirada pluma....

    besos de una kajira

    ResponderEliminar
  3. Ufff... ¡Cómo me pone...!

    Si el CINCO nos toma con los dedos, explorando una piel cuyo tacto creo sentir mientras lo leo, y el UNO deja a los amantes fundidos en un ente espiritual... ¿Cómo sería el CERO?

    Aunque, bien pensado, no sabría si contar hacia delante o hacia atrás... o recorrer ese camino ascendiendo y descendiendo hasta que las fuerzas me abandonaran por completo.

    ResponderEliminar
  4. El cero siempre es la meta final, Lady.

    Solo hay que tener paciencia, saber esperar y confiar en el destino.

    Verá ud como no es tan dificil.

    Y con esta ya son cinco, bella jardinera.

    Millones de besos…

    ResponderEliminar
  5. Me quedo con la numero 3, es perfectamente sensual, sexual y con una intensidad que toca la belleza con los dedos.

    Pero me gusto la frase del no. 4, "las llamas de tu pasion que reculcen en la oscuridad" esa linea es perfecta.

    Y por imagen, la chica en las sabanas rojas... sin palabras!


    Besotes Rosaida!

    ResponderEliminar
  6. Hermosas melodías las que recorren vuestra pasión y lujuria sensual Rosaida, es una delicia como siempre leerte, besitos desde mi pequeña orilla.

    ResponderEliminar
  7. Me encanta que me enseñes a contar, me encanta que me enseñes. Me encantas tú, Rosaida!!!
    Besitos y mis caricias!!

    Caricias

    ResponderEliminar
  8. Buenas tardes, lady Rosaida...
    Como se bien que además de escribir como los ángeles (si es que los ángeles escriben, claro), le gusta a usted leer... le he dejado un pequeño encarguito en mi mansión.
    Nada grave, más bien, simple curiosidad por parte de este distante observador :-)

    ResponderEliminar
  9. Bonito rincon,volvere a menudo..
    Un beso.

    ResponderEliminar

Tus palabras son las huellas que dejas en los senderos de mi Jardín... palabras que se quedan cuando son sinceras.