22 de abril de 2011

Página 89 línea 5ª


Ya sabéis que nunca sigo las cadenas, pero la naturaleza de ésta coincide plenamente con una de mis mayores pasiones, que es la lectura. Así que, por esta vez, la curiosidad del Señor Sayiid se verá satisfecha.

El juego consiste en poner la 5ª línea de la página 89 del libro que estés leyendo en estos momentos. La novela histórica es posiblemente mi género favorito. De entre los libros que tengo abiertos he elegido Alamut, de Vladimir Bartol porque me parece muy adecuado para mi Jardín.

Este es el fragmento:

"Mártires de la causa sagrada, tendréis acceso a los jardines en los que murmuran puros arroyos de cristal; descansaréis en pabellones de vidrio, tendidos sobre montañas de cojines; os pasearéis por bosquecillos magníficamente diseñados, a la sombra de frondosos árboles; vuestros pies rozarán parterres llenos de flores raras, de embriagadores aromas. Muchachas de ojos negros como almendras os servirán los manjares y los vinos más finos. ¡Ellas estarán a vuestra disposición! Alá ha dotado a estas jovencitas de una naturaleza especial: tienen el privilegio de permanecer eternamente jóvenes y eternamente vírgenes, pese a estar sometidas en cuerpo y alma a vuestros deseos…"

El autor:
Vladimir Bartol nació en Eslovenia en 1903. Filósofo, psicólogo, biólogo e historiador de las religiones, las obras de este escritor maldito por los regímenes totalitarios de su tiempo circularon de manera casi confidencial.

La obra:
En su inexpugnable ciudadela de Alamut, en las montañas del norte de Persia, Hassan Ibn Saba fundó una secta cuyo nombre ha llegado hasta nuestros días: los hashashins, o comedores de hachís, de donde deriva nuestra palabra asesino.
Su plan era descabezar al Imperio Otomano matando a sus principales mandatarios. Para ello debía disponer de hombres hábiles, pero también dispuestos a sacrificar su vida en la misión. ¿Cómo conseguir esa obediencia ciega por parte de sus acólitos, que deberán entregarse en brazos de la muerte al completar su tarea?
Para lograrlo, Hassan Ibn Saba urdió un plan infalible: hacer que los jóvenes a los que reclutaba conocieran en vida el Paraíso. Convenientemente drogados, eran conducidos a su harén secreto donde despertaban creyendo estar en El Jardín de las Huríes. Después de disfrutar de tan voluptuosa opulencia, cualquiera de ellos abrazará el martirio gustoso con tal de poder regresar allí.

Ahora debo pasar el testigo a otras tres personas, aunque yo quisiera elegir a cuatro. Mis elegidas son: Caricias, Sweet, Lunna y attella{C2}.


7 comentarios:

  1. Así que tenemos tareíta eh??
    jaja, engaaaaaaaa!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. El paraíso en la tierra...
    Me pregunto ¿cómo podría yo apuntarme a dicha secta?... Yo es que no creo mucho en el más allá y ya se sabe eso de "más vale pájaro en mano que ciento volando...".
    Muchas gracias por satisfacer mi curiosidad, lady Rosaida.
    Estaba seguro de que no me decepcionaría.
    Me apunto su libro como próxima lectura, con su permiso.
    Felices sueños.

    ResponderEliminar
  3. Está muy bien la cadena. Es distinta y original.
    Besos y susurros muy cálidos

    ResponderEliminar
  4. he respondido tu reto, querida mia....gracias por considerarme..


    besos de una kajira

    ResponderEliminar
  5. ¡No podías haber elegido mejor historia!

    Alamut... ése nido de águilas que esconde un vergel de ensueño habitado por huríes expertas en el amor, donde los estanques y los setos compiten con las fuentes de opíparos manjares, donde los rios de vino corren libres mezclando sus fragancias con las del amor y las flores...

    Había oído hablar de ese Jardín del Edén. Y su búsqueda condujo mis pasos hasta aquí, donde ese ensueño se hace realidad y sus virtudes lucen las mejores galas.

    Alamut esconde un Jardín. Pero aquí vivimos instalados en él, cautivos de la belleza de su hurí, locos de amor por ella.

    Recibe mi beso, Reina del Paraíso.

    ResponderEliminar
  6. Ok, pensaba contestarte aquí, pero venga! seguiré la cadena en el blog..
    Un besazo y mil gracias por haber pensado en mí.
    Te dejo mis caricias, que no falten

    ResponderEliminar
  7. Acabo de llegar y he visto tu cadena, en cuanto me deslie un poco te contesto, pero lo primero darte las gracias por acordarte de mi.

    Ya sabras de lo que guardo en la mesilla de noche...

    Besos.

    Lunna.

    ResponderEliminar

Tus palabras son las huellas que dejas en los senderos de mi Jardín... palabras que se quedan cuando son sinceras.