8 de agosto de 2011

Doce variables para una ecuación

Sus brazos elevados apuntaban hacia el techo argollado, esbozando la uve del vicio dominante.

Uno

Las muñecas clavadas en la madera obligaban a sus manos inánimes a reposar sobre el borde de la inmovilidad.

Dos

Sus tobillos fijados en las puntas inferiores de la prisión, recibían a unas piernas abiertas y temblorosas.

Tres
El rostro maquillado rozaba la pared de los ruegos y lamentos, mientras sus labios entreabiertos la besaban con pasión.

Cuatro

Sus grandes ojos se abrían con desmesura cuando escuchaba el silbido revelador del castigo.

Cinco

Implacables caían sobre su piel que ardía como ardía el ambiente cargado de deseo.

Seis
Suplicaba clemencia cuando sus nalgas desfallecían enrojecidas bajo el fuego despiadado del poder que la dominaba.

Siete

Entre silbido y silbido, sus ruegos fueron oídos. Ahora aquellas manos inflexibles se volvieron dulces aliviando las mordeduras que quemaban su piel.

Ocho

Su lengua, fiel aliada de sus manos tiernas, lamía las marcas refrescando a su paso el cuerpo de ella castigado y dolorido.

Nueve

Un momento de alivio y el silbido agudo del dolor volvía a recorrer los muros de la prisión.

Diez
Parada final, terminado el castigo. Enarbolando su verga, su Dueño visualizaba la belleza que desbocaba su deseo y la redondez de las nalgas que incitaban sus instintos más lascivos.

Once

Comenzó a usar lo que era suyo. Embestía con fuerza follando alternativamente las dos cuevas que le acogían excitadas y empapadas entre gritos de desmayo.

Doce, mi Señor.

Exhausta y sin fuerzas para sujetarse, tan sólo la mantenían en la cruz las ataduras invictas del amor y el deseo que le ofrecía su Dueño.

Trece, mi diosa esclava.

Dominio y entrega, posesión. Dolor y placer, gozo. Deseo y belleza, locura. Amor y satisfacción, felicidad. Doce variables para una ecuación con un final perfecto.


6 comentarios:

  1. Doce instantes, doce micro-vidas para un capítulo de entrega y placer.
    Delicioso recorrido.
    Feliz semana, Rosaida!!!

    ResponderEliminar
  2. Con usted las matemáticas cobran otro sentido Srta Rosaida. :). Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Pues ya sabes, dicen que las matemáticas son una ciencia exacta, perfecta.
    Qué haría yo decantándome por las letras!!! Otro de mis grandes errores! Jeje
    Te dejo mis caricias y mi achuchón, claro que sí!

    ResponderEliminar
  4. Estoy de acuerdo... Un final perfecto

    ResponderEliminar
  5. Dominio + entrega = posesión.
    Dolor + placer = gozo.
    Deseo + belleza = locura.
    Amor + satisfacción = felicidad.

    Por suerte la serie es infinita y podremos seguir sumando variables toda la vida.

    Tus ojos + Mis ojos = Aire
    Tu piel + Mis manos = Tierra
    Tu boca + Mi boca = Agua
    Tu vientre + Mi vientre = Fuego
    Tú + Yo = Todo...

    ResponderEliminar
  6. Arriegándome a ser inoportuno, Me permito solicitar que incluya esta nueva varietal entre sus macizos.

    Estoy convencido de que sus habilísimas dotes de Jardinera sabrán hacer de Mi modesta semilla la más exhuberante y aromática de las flores.

    Un beso desde La Mansión de La Luz.

    ResponderEliminar

Tus palabras son las huellas que dejas en los senderos de mi Jardín... palabras que se quedan cuando son sinceras.