30 de octubre de 2011

Jardines

Hace dos años bajo la luz privilegiada del otoño surgió un Jardín. Vestido de rojos y ocres, cargado de matices y delicias, quiso ofrecer a sus visitantes un lugar donde pudieran disfrutar del frescor, la fragancia y el color natural de sus rosas, flores y parterres.


Años atrás, bajo el sol otoñal nació un Jardín cálido y hermoso. Vestido de blanco y negro, cargado de ilusiones y deseos, quiso crecer con la complicidad del amor. Orgulloso de tan valiosa entrega, sus raíces arraigaron con fuerza en su rica y húmeda tierra.

Muchas almas han visitado este joven Jardín. Almas pasajeras, moradoras, curiosas, anónimas, inquietas o expectantes. Todas ellas en algún momento han paseado por sus parterres y rosaledas. Todas ellas han gozado o se han aburrido, han entendido o imaginado, se han agitado o serenado… pero todas ellas con sus silencios o comentarios han alimentado las tierras frondosas del Jardín.


Dos crearon un Jardín privado al cual su felicidad aportó una alegría. Dos decidieron cuidarlo con pasión. Dentro de sus fronteras las rosas y lilas, prímulas y narcisos, sauces y robles crecen en armonía. Dos, excitados con tanta belleza, acarician sus pétalos tiernos… agitan sus hojas trémulas… respiran su especial fragancia. Dos que ansiosos fortalecen el vínculo que les ha brindado la naturaleza con el amor y el deseo.

Gracias a todos los visitantes, seguidores y desconocidos, que han mantenido vivo durante dos años al Jardín con sus delicias.

Y gracias a ti, amante, que siempre has cuidado con pasión la riqueza del Jardín.


20 comentarios:

  1. Hora de celebraciones, mi bellísima Dama del Jardín. Hora de recapitular, de constatar, de celebrar el tiempo dichoso. De sacudirnos el polvo del camino y rememorar los maravillosos momentos ante el fuego. De levantar las copas y brindar por toda esta pasión que nos desborda.

    Levanto mi copa por estos años de dicha, y auguro muchos más de placer, pasión y felicidad.

    A tu salud.

    ResponderEliminar
  2. Soy practicamente nuevo en tu jardin,pero me alegra haberlo descubierto y poder pasear por el

    ResponderEliminar
  3. Rosaida y su bello jardín!

    Me ha encantado recorrerlo, deleitándome con su sin fin de matices...

    Brindo por la felicidad de ambos... y también nuestra, en esta fecha especial...

    Saludos azules, desde mi playa...

    ResponderEliminar
  4. Me uno al brindis en tu bello jardín!

    Felicidades a ambos, por la delicia de este lugar, rebosante de matices ocres y naranjas!

    Comparto vuestra alegría, que es también la mía...

    Besos azules desde mi playa...

    ResponderEliminar
  5. Que el jardín siga fresco por TODOS los años que le restan a la vida, al mundo y al amor.

    Felicidades!

    ResponderEliminar
  6. El Amante Amatistadomingo, 30 octubre, 2011

    Gracias por lo que me toca, señora (ventajas de ser el único amante que visita su jardín)

    ResponderEliminar
  7. Muchas felicidades por su aniversario, Lady Rosaida.

    Parafraseando a Bogart, "nací cuando descubrí su Jardín, moriré´el día que se marchite y viviré el tiempo que su jardinera me otorgue su vergel".

    Durante el último año he tenido el privilegio de ser recibido entre sus parterres y agasajado con las más hermosas de sus flores. Y ha sido un placer inconmensurable gozar con la compañía de sus personajes y sus relatos. Alguna vez falté, sí, pero fue porque, en mi desconfianza, temí porque me hiciera daño enredado, torpemente, cuando visitaba el corazón de su rosaleda. Pero pronto aprendí que sus tallos nunca me serían hostiles, y así llegué hasta los panales donde probé la miel dulce de los dioses… y tan dulce hombre como su divina melaza, Lady, yo me volví.

    Y ahora que conozco que hay una categoría especial entre los visitantes de tan frondoso lugar, ruego humildemente que me deje aspirar, aun metafóricamente, a tan afortunado rango. Será un honor ser doctor amandis causa por la universidad de su prestancia, bella dama del verde edén.

    Besos de la dulce beauca de este, que lo es, su fiel admirador

    Beau Brummell.

    ResponderEliminar
  8. Esta canción se la debía de su anterior arabesco.

    Estoy seguro de que le va a gustar, Lady Rosaida.

    Besos…

    ResponderEliminar
  9. Lindo post, me gusto mucho,
    lindo blog, te sigo
    un beso.

    ResponderEliminar
  10. Enhorabuena por todo ese tiempo y por la dicha de la que haceis gala.
    Es motivo de alegría observar como existen jardines que son cuidados con tanto mimo día a día.

    Felicidades a los dos.

    ResponderEliminar
  11. La dueña y anfitriona de este exquisito jardín se merece todos mis mejores deseos,se merece los estupendos placeres que le regala su dueño .Al igual se ha ganado todas las gratas visitas de quienes desde la distancia la admiramos y salimos de este hermoso jardín complacidos con cada uno de sus relatos, dejo besos y Felicidades desde mi pequeña orilla guapísima, seguid dejándonos pasar.

    ResponderEliminar
  12. Su Jardín es un Edén: de los jugares de postín, seguro el más fetén. Y usted es la mayor de sus delicias, Señora.

    Que estas cuerdas aprisionen todos los recuerdos con los que capturaré a mi amantesa

    ResponderEliminar
  13. Entonces, mi querido D.P., levantemos las copas para brindar por el tiempo dichoso y rememoremos los maravillosos momentos ante el fuego cargados de placer, pasión y felicidad. Los temas que ha traído al Jardín y que ahora suenan son… sencillamente maravillosos ¡chapeau! Un beso dove y quando quieras desde la alta loma de la celebration.

    Sé bienvenido, ignatiusreilly, a mi Jardín. Será un placer encontrarte siempre que quieras paseando entre sus rosaledas y parterres. Un beso “viejo” amigo ;)

    Recojo tus besos azules y felicitaciones, algamarina, con cariño y gratitud. Besitos y “chin chin”.

    Muchas gracias, mi querida Sweet. Con rosas tan bellas como tú paseando por el Jardín, seguro que su frescura perdurará aunque el tiempo pase. Besitos.

    No hay de qué, Amante Amatista. Y sí, así es. Está en lo cierto al afirmar que es el único Amante que ha visitado mi Jardín. Por cierto, veo que además de gustarle la poesía también le gusta la música clásica. Esta pieza que le ha regalado a mi Jardín es una maravilla, me ha encantado. La escucharé de nuevo al atardecer, recreándome en los ocres y rojos que ahora lucen las hojas en el Jardín, antes de que el invierno las haga volar. Besos.

    Señor Beau Brummel, usted siempre ha ocupado y ocupará un lugar privilegiado en este humilde Jardín. Bogart… melaza… siempre nos quedará París y siempre nos quedarán sus aportaciones musicales, acertadas y divinas. Tanto PFM como el Señor Fripp se encuentran entre mis músicos favoritos. Ha sido un gustazo recibir a Joni Mitchell entre los arabescos de mi Jardín. Besos.

    Bienvenida, Ely, espero que disfrutes con la fragancia de mi Jardín y gracias por seguir en él. Besos.

    Muchas gracias princesita por todas y cada una de tus visitas. Me encanta verte paseando y comentando cada flor, cada aroma y color que te encuentras en mi Jardín. Eso me anima a seguir mimándolo cada día. Besos para ti y para tu Señor.

    Gracias, torrevientos, espero seguirte viendo por aquí, será todo un placer. Besos.

    Ay, mi niña, mi querida Alexia{All}, tú sí que eres exquisita, merecedora de lo mejor que pueda ofrecer esta vida. Este Jardín no sería el mismo sin tu presencia. Siempre tendrás sus puertas abiertas y yo siempre estaré esperando tu visita. Muchos besos para tu dulce orilla y también para tu Señor All.

    ResponderEliminar
  14. Muchas felicidades por tu frondoso jardín, un lugar que me sirvió de inspiración en el momento que empecé en este mundo de la bloguesfera.

    Besos íntimos, muchos abrazos y espero volver a leerte, querida Rosaida ^_^

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  15. Y yo espero de corazón que sigas haciéndolo, preciosa Paty. Si mi Jardín te sirvió de inspiración... ¡wauu! sinceramente, viniendo de ti, me llena de orgullo, porque como te he dicho en otras ocasiones, te considero una escritora brillante. Tienes estilo, técnica, recursos y una imaginación cautivadora. ¡Vamos, que tus cuentos íntimos harían temblar al mismísimo Marqués de Sade! Y no es un cuento ;)

    Besitos, querida Paty, y vuelve, vuelve siempre.

    ResponderEliminar
  16. Ya no sé cuando entré por primera vez en éste jardín y me enamorò. Lo que sí tengo claro es que ya no quiero salir de él.
    Te dejo mis felocitaciones y... mis caricias, faltaría más!!!

    ResponderEliminar
  17. Ya puestos a caminar sobre jardines ¿has oído hablar alguna vez de la rosa del sur? Es una flor propia para recordar a Cortázar, por aquello de que solo floreciendo una vez al año jamás se sabe de antemano dónde podrá hacerlo, en qué parte del jardín o la floresta. Una flor en forma no de rosa pero enorme, gigantesca. Una flor que apesta porque además de hermosa y colosal es nauseabunda. Yo pude verla, en el jardín de una casa de indianos en el norte de Lugo, por casualidad. Me apestó con su aroma. Me maravilló con su tamaño y su color y el fugaz modo en que a simple vista uno alcanza a ver de que modo se descompone hasta licuarse.

    Una rosa, la única quizás, que ciertamente domina al jardinero convirtiéndole así a él en lo cultivado y no en quien cultiva.

    ResponderEliminar
  18. Falocidades, Rosaida, por estos años de exhuberantes fragancias. Es un placer perderse entre tus flores. Espero que sus aromas nos acompañen muchos años más.

    Un beso desde La Luz.

    ResponderEliminar
  19. Ni yo te dejaré salir de él, reina de las letras y... de las caricias, ¡hace tanto que formas parte de él que no podría sobrevivir sin ti!

    Besazos, besos y besitos.

    Interesante aportación, Señor Buján. No, no había oído hablar de esa extraña flor. Tendré en cuenta su aviso por si alguien pretendiese plantarla a escondidas porque en este Jardín las rosas y flores que crecen cumplen tres requisitos imprescindibles: belleza, colorido y fragancia. Y las tres deben ser de la mejor calidad... según las exigencias del jardinero que las domina.

    Un beso y bienvenido.

    Muchas gracias, Señor de la Mansión, por sus inestimables palabras. Aprovecho la ocasión para enviarle la mejor de mis falocitaciones por su exquisita Mansión de la Luz.

    Besos para Usted y su princesa.

    ResponderEliminar

Tus palabras son las huellas que dejas en los senderos de mi Jardín... palabras que se quedan cuando son sinceras.