14 de octubre de 2011

Parador de ensueño


Escribo en este pequeño papel
al reflejo de las estrellas,
nacidas de la mano coronada
que danzan con armonía celestial.

Sobre nuestros cuerpos
la cúpula estelar cubre de brillos
la piel renacida con la esencia
de lo que fuimos, somos…

Somos las mil y una noches afinadas
Somos el vino que cosecha la orilla
Somos la locura de la Reina en Tordesillas
Somos la fusta al viento enarbolada.

Cuando las estrellas
empapan de gozo las pasiones
tu corazón grita mi nombre
henchido de deseo.
Y el mío responde a tu bramido
ansiando tu fluido…

Nos fundimos en el único destino
que siempre estuvo escrito:
Tu poder en mi cuerpo,
y mi deseo en el tuyo.
Marcas que dejan mil huellas
grabadas a fuego en la piel.

Escribo en este pequeño papel,
Parador de los deseos cumplidos,
dosel de los sueños vividos.

                             
  En Tordesillas, a diez de Octvbre de MMXI a.d.


12 comentarios:

  1. Bendita tierra
    la de mis ancestros, la de mi génesis, Lady.

    Besos, a catorce de recuerdos de dosmil en un octubre del pasado…

    ResponderEliminar
  2. El papel! El papel, reflejo del alma, lienzo de las mejores obras de arte, mármol del mejor cincel!

    Encantadores sus versos!

    Reciba mis saludos marinos, invitándola a visitar mi playa... Será un placer!

    ResponderEliminar
  3. Hay destinos tan placenteros que da igual donde nos lleven, se te vislumbra como siempre mi hermosa Rosaida: Esplendida...Tus sueños han culminado en un hermoso parador, yo te he dejado en mi orilla un regalo, todo para vos bella dama, besitos de canela.

    ResponderEliminar
  4. Pasionales letras.
    Deliciosas.

    Buen viernes, preciosa!

    ResponderEliminar
  5. Parece ser que en ese parador pasaron cosas muy interesantes
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Que bonitos versos, mucha pasión y mucho amor ^_^

    Un beso íntimo ;)

    ResponderEliminar
  7. Al evocar esos recuerdos erizas mi espina dorsal acelerando mi respiración; la sangre fluye enrabietada por cada rincón de mi cuerpo latiendo en mis sienes, golpeando en mi pecho, provocándome sutiles temblores en las manos y volcánicas erupciones en lugares remotos...

    Leerte es un placer del que no deberías privarnos durante tanto tiempo, Reina del Jardín. Es cruel.

    Un beso

    ResponderEliminar
  8. El Amante Amatistaviernes, 14 octubre, 2011

    Bajo el sobrio dosel de recio tálamo,
    reposo de más de un bravo castellano,
    entre sus blancos lienzos desparramo
    lo que del mío cuerpo he más a mano.

    Señora tan maciza vista no tenía
    que la de Tordesillas aquel día visitante.
    Su recuerdo más que andar corría
    sobre la mía higa en pie, toda rampante.

    Y es que es su cuerpo imaginar bajo mi celo,
    las sus ingles en rítmica carrera acelerante,
    que el zumo de mi carnoso acompañante
    apenas puede si embalsamarse en el ciruelo.

    Desato, pués, y sacudo todo mi gozo
    mientras ella entre argollas permanece.
    Esclava, atada, en sus pechos resplandece
    la sonrisa que tras irme, solo esbozo.

    ResponderEliminar
  9. Bufff, genial lugar para hacer todas nuestras fantasías realidad.
    Que envidia sanaaaaaaaaaa!!!, jajajaja.
    Besos y susurros muy dulces preciosa

    ResponderEliminar
  10. Más papel!!!, que diría Groucho, jeje.
    Más que nada para seguir cumpliendo tus deseos.
    Un besazo y mis caricias

    ResponderEliminar

Tus palabras son las huellas que dejas en los senderos de mi Jardín... palabras que se quedan cuando son sinceras.