9 de diciembre de 2011

The Secrets


Un apuesto seductor, amante y exquisito,
me sedujo con sus gestos y sus guiños.
Atraída por su maravilloso fulgor
me lancé al deseo de abrazar su calor.
No sólo me dedicó su aroma y su pasión,
abrió mis ojos con decoro y devoción
recobrando de mi ultrajado interior
la joya de la seducción.
Él me dice que cautivado por mis ojos,
de mirada sugestiva y elegante,
tuvo que adueñarse de mi trasero,
tan llamativo como excitante.
A mi cuerpo y boca alude
como a dos bellas tentaciones.
Aún sonrojada por sus palabras,
y abrumada por sus elogios,
añade que mi sexo versado baila
al ritmo de sus sensaciones.
No sabría decir que me atrae más
porque todo en él es especial.
El trato con el que me mueve
nunca antes lo había recibido.
Sus manos son un tesoro
que acarician, rozan y abrasan.
Su mirada me lo dice todo,
todo cuanto necesito.
Y su cuerpo, fuerte y terso,
empuja hasta el fondo con deseo
haciéndome suya como nadie antes.
No tenemos ni principio ni final
cuando follamos enloquecidos
entre sudores y fluidos,
mientras los cuerpos se funden en uno,
las bocas se buscan amantes
y las miradas se dicen te quiero…

te quiero entre mis secretos.


9 comentarios:

  1. Que manera tan hermosa, erótica y desquiciante de acompasar tus letras, de la primera frase a la última...te quiero...perfecto final.

    Un beso Rosaida.

    ResponderEliminar
  2. Secretos…

    …mi secreto…



    …su secreto


    Todos tenemos algo que cuidadosamente guaradamos de manera reservada y oculta, Lady. Lo decimos secreto Y a veces lo compartimos con aquellos que queremos mantener cuidadosamente reservados para nosotros y ocultos ante los demás. Y al compartirlo se convierte en nuestro secreto. Pero un nuestro personal y no colectivo…

    Si sus ojos, cuerpo y boca son los que sus letras permiten imaginar no es de extrañar que hubieran cautivado al apuesto seductor, Lady Rosaida.

    Un secreto beso para su, hoy más que nunca hermoso jardín.
    Y otro para ud, particularmente seductor, si me lo acepta.

    ResponderEliminar
  3. A mi tambien me hubieras seducido asi
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Entre los que se Aman no existen los secretos por eso tu mi bella Rosaida logras darle todos los mejores placeres y a todos logras enamorarnos con tus versos...te dejo muchos besitos guapísima

    ResponderEliminar
  5. Un poema con una sensualidad y un erotismo que nos atrapa y nos envuelve hasta su última letra.

    Una hermosa rosa para tí, Rosaida, XXX.

    ResponderEliminar
  6. El Amante Amatistasábado, 10 diciembre, 2011

    Un hondo secreto tiene mi señora
    y yo, por conocer de él, muero.
    Mas preguntar tal cosa no quiero,
    no de momento, pues todavía no es hora.

    Pero de mí ha de saber, bella dama
    que por muy dilatada que sea la demora
    su solo pensamiento mi noche inflama,
    y sus lúbricos ojos de mujer cautivadora
    horadan la distancia que mi ser encama.


    Hoy le regalo esta exquisita mixtura de cuerdas y música ligera. Creo que le gustará.

    ResponderEliminar
  7. Rosaida!

    Hermoso!

    Mis saludos de agua...

    ResponderEliminar
  8. Tratándose de esta Reina del Jardín, lo difícil sería que no estuviera perdidamente enamorado de sus encantos. En secreto o pregonándolo a los cuatro vientos, perdidamente cautivado por esa mirada sugestiva y elegante. Quién no se vería impelido a adueñarse de aquello cuya mera mención evoca las pasiones más irresistibles... por esa boca y ese cuerpo, tentaciones a las que sucumbiría el más santo de los varones.

    Sólo añadiré una cosa: si tal es su condición y la vuestra, no perdáis la ocasión de ofrecer lo mejor de vos en cada acto; no abandonéis la presa pase lo que pase, pues la vida da pocas oportunidades y el destino, celoso, suele confabularse contra los amantes.

    ResponderEliminar

Tus palabras son las huellas que dejas en los senderos de mi Jardín... palabras que se quedan cuando son sinceras.