3 de marzo de 2012

La consagración


Durante el efímero reflejo primaveral
la flor del almendro ha nacido ante tus ojos
exhibiendo sus pistilos aromáticos.
Siendo la primera flor se entrega brillante,
trémula de deseo por tu mirada,
evocadora de recuerdos apasionados.
Sus dulces pistilos aguardan ávidos
el rocío de tu boca entregada
a los placeres de la consagración celestial.
Se agita húmeda entre gemidos de gozo
rememorando tus mordiscos
sobre su almendra madura.


Flor que eleva tus instintos más perversos
hasta encumbrar la cima de los vientos
donde Tú me ves y yo te Veo.

9 comentarios:

  1. Todo un canto a la elevación con el primerísimo detalle de primavera.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Que bueno leerte de nuevo...y si es bajo el influjo de un almendro en flor, mejor que mejor.

    Un beso rosaida.

    ResponderEliminar
  3. Un placer leerla!!!
    La consagración, gran mensaje y gran significado!

    Besos azules desde mis horizontes rojos, que la esperan...

    ResponderEliminar
  4. Querida y admirada Rosaida...cada entrada es más bella que la anterior, que talento y que delicia de descripciones, espero que estés bien, besitos cariñosos para ti

    ResponderEliminar
  5. YA HAY ALMENDROS EN FLOR!!! LA PRIMAVERA YA LLEGÓ.
    UN HERMOSO POEMA,,, PRECIOSO!!!!
    UN BESAZO!!!

    ResponderEliminar
  6. q hermoso.. muy lindas palabras.. una delicia leerte..

    bsitos♥

    ResponderEliminar
  7. El Amante Amatistalunes, 05 marzo, 2012

    Sol,
    haz de la luz gavillas
    para que la Flor,
    talle de mujer serena,
    brote de sus yemas
    y con sus dedos dicte
    sinfonías de besos,
    posados juguetones,
    en mis labios amatistas.

    La primavera asoma
    y su canto colorista
    será coro inigualable
    que acompañe mi esencia:
    Amante, siempre,
    y norte de sus sueños, señora.

    ResponderEliminar
  8. Queda consagrada La Primavera. Nunca habría soñado Stravinsky mejor destino para su fábula.

    Flor temprana que ya luce en tu Jardín al amparo de los primeros rayos de sol, regada por las humedades del deseo, anhelada con la vehemencia de una ninfa, tu poesía regresa a nosotros cuando aún no hacen polvo en el armario los atuendos de Don Carnal.

    Bienvenida sea, pues, esta primavera anticipada que nos otorga las primeras cosechas de tu pluma.

    Un beso.

    ResponderEliminar

Tus palabras son las huellas que dejas en los senderos de mi Jardín... palabras que se quedan cuando son sinceras.