14 de abril de 2012

Te veo


No sé qué pasa, que nos ocurre, pero te veo como en nuestro ayer. Quizá sea el camino perdido en un bucle sin fin o quizá el destino de dos cuerpos unidos por la pasión, pero te veo llegando a mi alma con la fuerza de un huracán. Y cuando llegas, noto que despojas hasta la última prenda de mi ser. Entonces la esencia fluye desde mis entrañas para abandonarse en tus manos dirigentes.


No sé qué pasa, pero penetras en mi mente y sin darme cuenta me siento desnuda, agitada y sometida a los instintos más salvajes. Caminamos por la senda plateada que nos consagra la luna o por la ruta dorada que nos ofrece el sol bajo los pies; nos alejamos para disfrutar de los destellos estelares que posee nuestro cielo o descendemos hasta los avernos para consumirnos en el fuego desesperado de la pasión.

No sé qué ocurre, pero te veo dirigiendo el deseo que cada día renace con intensidad. Sé lo que tú eres para mí: eres la ambición de todos mis deseos, el que mi cuerpo codicia entre gemidos y fluidos, el que hace que mis instintos más lascivos se eleven hasta fronteras insospechadas; el que toca las cuerdas de su guitarra componiendo melodías tan radiantes como las estrellas. Entonces te veo como a un dios poseyendo los secretos que mi cuerpo desvela entregado a tu delirio.


Y es que te veo sentado en el trono de mis días y mis noches…




9 comentarios:

  1. ELECTRIZANTE LECTURA PARA ESTA NOCHE,,, REPLETA DE UNA GRAN SENSUALIDAD!!!!
    UN PLACER PASEAR POR TU JARDÍN,,, UN BESAZO!!!

    ResponderEliminar
  2. No sabes... No sabes...

    Mejor no saber... y solo disfrutar... como lo hacemos todos los que nos acercamos por tu jardín...

    ResponderEliminar
  3. Precioso como siempre mi querida Rosaida, un placer leerte, mil abrazos a tu alma

    ResponderEliminar
  4. Haiku de abril

    Te veo, dices:
    yo no dejo de mirar;
    solo, espero.


    Mis cuerdas para ti, para que veas lo que ve mi corazón Amatista.

    ResponderEliminar
  5. No tengo palabras. ¡Qué podría yo decir después de este alarde!
    Precioso, como ese corazón que nos permites dislumbrar en esta entrada.
    Decir gracias se queda tan corto...

    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Lady, si una mujer me hiciera el sujeto de tan hermoso predicado seguramente me quedaría sin palabras.

    Suerte que hay quien, además de tenerlas, las canta divinamente pegado a su guitarra: "Antes"

    Yo solo puedo agradecerle dejarme soñar…

    Besos, Lady Rosaida.

    ResponderEliminar
  7. El tiene que estar vibrando, por recibir estas preciosas letras, llenas de sentimiento y de deseo.
    Besos y susurros muy dulces

    ResponderEliminar
  8. Me miro y te veo.

    Un gran saludo.

    ResponderEliminar
  9. Sigo sin poder reaccionar ante tal preciosidad. Bueno, a tratar con preciosidades estoy acostumbrado, así que diré lo que le digo a ella:
    - Ay, ay, ay, qué mal te veo...

    ResponderEliminar

Tus palabras son las huellas que dejas en los senderos de mi Jardín... palabras que se quedan cuando son sinceras.