2 de mayo de 2012

Entre el bien y el mal


Desde aquel día en el que liberaste al otro yo encerrado en mi corazón, siento que ha crecido imparable. Engendrado en las tinieblas del abismo, el infierno poseyó mi cuerpo que hasta entonces fuera el reino de los cielos. Desde ese instante el fuego fluye como lava por mis venas. Las calderas venusianas en constante ebullición elevan mis deseos más perversos y hasta que no estallan entre mis piernas lascivas, no encuentro un momento de quietud. Mi búsqueda prosigue incesante de la mano que guía mis pasos. El deseo irrefutable de mi cuerpo me lleva hasta la ruta 666 donde me esperas tú envuelto por las llamas de la pasión. El valle que se extiende a ambos lados del camino se abre ardiente y agitado, mostrándonos su cara más salvaje. A veces queremos caminar pausados, pero el deseo pulsante en nuestro interior nos hace cabalgar como animales desbocados, bramando sacrilegios que arrebatan los sentidos.

Bailan los demonios
como herejes poseídos
en lo alto de la cima
yerma, oscura y desvalida.


Mientras el demonio cautivaba mi alma con perversas seducciones, el ángel que me acompañó hasta entonces, se cobijó en las nubes plegando sus alas blancas. Se desvaneció como humo en el cielo la devota amante, presta y cariñosa, para dar la bienvenida a la impúdica devota, emputecida y viciosa.

Huyen los alados
con las almas abatidas
desde su monte pelado
en busca de nuevas cimas.


6 comentarios:

  1. Es una delicia sentirse en ese abismo, en ese momento en que el bien y el mal se cogen de la mano y nos hacen perdernos en un manantial de sentimientos y deseos a veces contradictorios.
    Me ha encantado leerte.
    Un placer como siempre mi niña.
    Besos y susurros dulces

    ResponderEliminar
  2. Todo junto a ti es tan grande, tan placentero, tan excitante, que da igual en qué posición nos encontremos.

    A través de todo el espectro, desde el bien hasta el mal o del infrarrojo al ultravioleta, seguiré enganchado al espectáculo inigualable de tu cuerpo estremeciéndose, tu mirada febril, tus gemidos elevándose hasta el infinito.

    Todo lo demás es accesorio. Tú eres y seguirás siendo el ojo de ese huracán alrededor del cual giran las estrellas y danzamos el resto de los seres.

    Alfa y Omega de nuestros anhelos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Yo me inclino por ambos abismos... siempre al filo de cada uno... siempre jugando y saltando de uno a otro... ;)

    Besitos, preciosa!

    ResponderEliminar
  4. Estoy con DP: el lado no es lo importante, sino con quién y cómo se esté en él. Yo estaría tan bien en el cielo si ud fuera mi ángel como quemándome en el infierno si ud fuera diablesa. Todo está bien si está bien en su sitio, ¿no cree?

    Besos Lady Rosaida.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. EXCITANTE ENTRADA,,, Y ES QUE EN EL LADO OSCURO Y PERVERSO UNO SE DIVIERTE MUCHO MÁS,,, DERECHOS AL INFIERNO....
    UN BESO ROSAIDA!!!

    ResponderEliminar

Tus palabras son las huellas que dejas en los senderos de mi Jardín... palabras que se quedan cuando son sinceras.