23 de mayo de 2012

Sospechas


Si los años pasaran veloces, vida mía, con recelo también me verías. Cariño, en cuanto muevo las caderas te descubro escondido en la penumbra y, aún así, vislumbro la sospecha en tu mirada. No sé si no puedes o no quieres evitarlo, pero siempre he visto dibujado en tu semblante el grito de tu alma reclamando lo que es tuyo. Sin embargo, cuando algunas miradas se cuelan libidinosas bajo mi escote o escudriñan el relieve de mis nalgas, sólo te veo a ti como al único explorador de las cimas, los valles y caminos que mi cuerpo encierra.

Tuyo, lo descubres cuando me tomas. Tuya, lo sabes cuando no me tienes. Porque deseas y me excitas. Vibras, me estremeces. Entras y me ahogas. Empujas, me vences. Descargas y me llenas. Me llenas como nadie, cuando me ves y no me ves.

Si las noches retuvieran el tiempo… los días serían de blanco satén.


12 comentarios:

  1. Certeza,
    impulso de pasar
    los días y las noches
    desde el alba hasta la aurora
    recorriéndote,
    ausentado de la vida
    sumergido en el ensueño,
    persiguiéndote,
    donde quiera que tu vayas
    donde pudiera yo encontrarte,
    suplicándote
    un minuto más de ti,
    de tu presencia embriagadora,
    regalándote
    la dulzura y la lujuria
    de mil blancas noches satinadas…

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Certeza,
      impulso de tomar
      la dulzura y la lujuria
      que albergan sus letras
      y conservarlas
      en mis días de blanco satén.

      Es un placer encontrarme sus estrofas mientras paseo por mi Jardín, querido Amatista.

      Eliminar
  2. UN TEXTO MUY SUGERENTE...
    QUE TÚ Y TU EXPLORADOR PARTICULAR OS DIVIRTAIS!!!!
    UN BESAZO ROSAIDA!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Lord. Las palabras que deja entre los parterres de mi Jardín, magnifican con creces el colorido de mis rosas. Le estoy doblemente agradecida por su incondicional presencia.

      Un beso de corazón.

      Eliminar
  3. Mi queridísima Lady Rosaida, sinceramente no se qué me gusta más de su nueva entrega botánica.

    La cadencia de sus frases es… deliciosa. Las leo y sus conceptos se deslizan sinuosos hasta dotarse de sentido. Un texto sugerente, construido con la inteligencia de quien sabe seducir con lo que ocultan sus palabras…

    Y qué decir de la imagen elegida, ese cuerpo engalanado con arabescos de azabache y exótica rejilla de elástico tejido: no podría ser más ilustrativa, no señor.

    Gracias a su prosa, Lady, puedo imaginarme suponiéndome todo un Dr. Livingstone perdido entre los pliegues de su cuerpo, explorándolo para topografiar la superficie de su generosa anatomía. Solo tendría que intentarlo…

    Felicitaciones en forma de millones de besos tridimensionales, Lady Rosaida de mis ajardinadas delicias. Seguro que Ud elegirá bien las coordenadas donde quiera aplicárselos ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querido Beau, qué le voy a decir que no sepa. Me encanta verle por aquí… junto a mis rosas.

      Reciba también millones de besos.

      Eliminar
  4. Disponer de una maravilla como tú es una experiencia compleja, llena de matices. Desde el día en que te vi por primera vez te supe el centro de todas las miradas. La mía la primera, la más febril, la más anhelante. Por tanto no es ninguna novedad avanzar entre la gente mientras todos los hombres y muchas mujeres te desnudan con la mirada. Pero el orgullo que siento al pasear contigo colgada de mi brazo conlleva una penitencia inevitable.

    Si el raciocinio dictara todos mis pensamientos no sentiría celos de esos ojos que se cuelan por las rendijas, de esas aletas que se ensanchan para aspirar la fragancia que emanas. Es normal, yo sería el primero en girar la cabeza a tu paso hasta romperme el cuello, el mayor de los adictos a tu aroma. Sé que eres mía hasta la médula, hasta el fondo de tu alma. Tanto como yo soy tuyo. Estoy seguro y no hay dudas al respecto. No hay una base lógica en esa sensación de que están apropiándose de algo que es sólo mío. Porque con desear de nada se apropian, porque tu imagen no me pertenece, sino a todo aquel que tenga ojos para verla. Muy al contrario, deberían declararla patrimonio de la humanidad.

    Pero es cierto que a veces me siento como ese coleccionista enfermo que guarda su mejor cuadro en la caja fuerte para no compartirlo con nadie. Porque mi necesidad de posesión no tiene límites, abarca lo carnal y lo espiritual y aún va más allá de la razón. Porque las emociones parten de los sentimientos, y nadie puede gobernar por completo su corazón. Tienes toda la razón, a veces tengo celos hasta del aire que roza tu blusa. Y no es porque yo no pueda hacerlo, todo lo contrario, me sé poseedor en exclusiva de tus encantos. Quizá sea, simplemente, porque me sé insaciable de ti. Aunque todo mi cuerpo, mi mente, mis palabras, mis miradas y mi aliento te estén poseyendo, quisiera ser la luz que baña tu piel, el sonido que se cuela en tus oídos, el aire que inunda tus pulmones, la sábana que roza aquello que mis dos manos no pueden abarcar. Quisiera ampliar mi percepción más allá de mis sentidos para gozarte más y más. Más allá de las barreras físicas y espirituales que contienen mi ser. Más allá de toda lógica y de toda razón. Porque nadie como yo puede saber la suerte que ha tenido ese rayo de luz que se perfila en este momento en tu cadera, esa suave brisa que acaba de mover tu maravilloso pelo. Y quisiera ser él también, ser también esa mirada, ser cada cosa y cada ser que entran en contacto contigo. Porque nadie como yo puede saber el gozo que eso supone. No son celos, es deseo. Es un hambre insaciable de ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tengo palabras, no las hay. Pero te miro y lo ves, me miras y lo veo... sabemos que nos sobran las palabras.

      Eliminar
  5. Rosaida los últimos párrafos son letales, no aptos para impulsivos....¡ qué maravilla de poema y la imagen culmina la sensación de éxtasis...y no exagero... entras y me ahoga, empuja y me vences,descargas y me llenas , me llenas como nadie, mmmmmmmmmmpara volar un beso prolongado.

    P.D
    no te veo por mi blog....es algo personal??

    ResponderEliminar
  6. Agradezco tus palabras, marengo; es una delicia recibir una crítica tan agradable.

    Es cierto que últimamente por falta de tiempo no comento tanto como me gustaría hacerlo, pero sigo visitándote con asiduidad, no lo dudes.

    Un beso muy fuerte ;)
    (En cuanto pueda mi primer comentario será para ti)

    ResponderEliminar
  7. Hola bella flor.

    Que palabras más envolventes, sin ninguna intención ellas solitas te van conduciendo por senderos cada vez más elevados hasta alcanzar la cima.

    Un besito preciosa.

    ResponderEliminar
  8. Qué alegría verte por aquí, princesa, siempre que vienes dejas un rastro de palabras aromáticas que endulzan mi Jardín.

    Un besito.

    ResponderEliminar

Tus palabras son las huellas que dejas en los senderos de mi Jardín... palabras que se quedan cuando son sinceras.