26 de junio de 2012

Agua y fuego


Esta noche ardiente de verano
el mercurio eleva mis impulsos
empapando mi piel y mis cabellos.
En la penumbra abro la ventana,
pero la brisa no acude en mi ayuda,
dejando a mi desnudez febril
brillando entre las sombras.
 Tumbada en el lecho te recuerdo
agitado, excitado,
comiéndome a besos,
deseando follarme hasta los huesos.
Mi cuerpo responde apasionado,
fluyendo el deseo como río bravo,
latente durante días,
reclamando hundirse en tu acero.
Con los ojos cerrados,
en el lecho mojado,
mis piernas se abren
para recibir tus manos.
Los abro brillantes
cuando siento tu lengua
recorriendo mi monte
por dentro y por fuera.
Me llevas hasta el clímax
entre gemidos y sudores
pero no paras, aún no,
deseas que muera gozando
con tu boca entre mis piernas.


Después te clavas en mí
hasta el fondo, enardecido,
para verme de nuevo morir...
entre las tuyas.
Y muero con tu dulce bravura,
muero por tenerte
como un torrente en el desierto.


6 comentarios:

  1. Como un torrente bravío
    me derramo entre tus valles
    humedeciendo el estío
    y refrescando tu carne.
    Yo soy torrente bravio,
    espuma en tu piel que arde.

    ResponderEliminar
  2. Por favooorrr Rosaida, menos mal que tengo la playita a mano...¡qué barbara eres cuando te lo propones!..besos enardecidos.

    ResponderEliminar
  3. QUE MANERA DE SUBIR LA TEMPERATURA Y NO ME REFIERO A LOS CALORES VERANIEGOS.
    UNAS LÍNEAS TREMENDAMENTE FOGOSAS...
    UN BESAZOS ROSAIDA!!!

    ResponderEliminar
  4. Ingeniosa, inteligente, seductora, femenina, apasionada… eres divina, cielo.

    ¿Caer? Un acierto…

    ResponderEliminar
  5. Pues creo que ésta noche el mercurio nos la vuelve a jugar! ��
    Un besazo y mil caricias para mi Rosita linda

    ResponderEliminar

Tus palabras son las huellas que dejas en los senderos de mi Jardín... palabras que se quedan cuando son sinceras.