21 de junio de 2012

Vuelvo


Regreso con el solsticio de verano y el sol se yergue poderoso sobre mi Jardín. Persigo el rastro perfumado que desprenden mis rosas observando que siguen tan tersas y húmedas como cuando me fui. Me recreo ensimismada en sus vivos colores, en sus variadas formas y ricos matices. No puedo evitar esbozar una sonrisa al mismo tiempo que exclamo un sonoro ¡bien! porque las veo tan vivas y únicas como las tierras de donde vengo. Sí, hoy la luz brilla con intensidad. Como mis ojos que te miran inundados de deseo.


Vuelvo con las maletas llenas
de vivencias maravillosas,
de momentos inolvidables junto a ti,
momentos especiales como tú.
Vuelvo vacía de compromisos
y colmada de bienestar,
con el gesto elegante
de la dama que sedujo
a tus ojos oscuros.


Vuelvo con el corazón henchido
de palabras refinadas y blancos susurros.
Con la piel alborozada de besos apasionados,
de manos ardientes y lengua de fuego.
Vuelvo llena de ti,
con el deseo desbordado.
Sin presas que retengan
el torrente de tu pasión.
Vuelvo con más ganas de ti,
y alzando la copa en tu honor
me inclino ante ti.


Siempre me das lo mejor,
que guardas con sigilo
para mí: chin-chin



8 comentarios:

  1. HAS REGRESADO HA TUS DOMINIOS,,, Y POR LO QUE VEO HAS DISFRUTADO DE LAS VACACIONES,,,, ME ALEGRA MUCHO QUE REGRESES CON LAS PILAS BIEN CARGADAS...
    UN BESAZO ROSAIDA Y FELIZ VERANO!!!

    ResponderEliminar
  2. No se vaya nunca, Lady. Y, puestos a pedir, si pudiera ser…

    (Conozco un oasis perfecto, sí. Espero que le guste)

    Besos, bellísima jardinera.

    ResponderEliminar
  3. Vuelves llena y pletórica, perfecto.

    Un abrazo preciosa.

    ResponderEliminar
  4. La vida es un viaje en el que no sabemos si vamos o volvemos. En cualquier caso, me uno a los que celebramos que sigas deleitándonos con tu prosa y verso...

    ResponderEliminar
  5. por qué será que los jardines nos parecen más exuberantes después de vivir la pasión a flor de piel?
    sin duda, el verano, su mejor época

    ResponderEliminar
  6. Vuelves
    y nunca te fuiste de mí,
    pues tan dentro te llevo
    que no se si soy yo
    o soy tu sueño,
    que ya no soy dueño
    de lo que por ti siento
    desde el día y momento
    en que te conocí.

    Cuerdas que me amarran a ti…

    Quando sei lontana
    sogno all’orizzonte
    e mancan le parole,
    e io sì lo so
    che sei con me, con me
    tu mia luna tu sei qui con me,
    mio sole tu sei qui con me,
    con me, con me, con me…

    ResponderEliminar
  7. Son tantos los momentos, tantos los recuerdos... Gozando de esa sensibilidad compartida, tantos enfoques comunes. Cuatro ojos y dos corazones, que reaccionan como un solo ser, cautivados por los mismos detalles.

    Ha sido una maravilla vivirlo contigo, como siempre ha sido y siempre será. Otro capítulo a añadir a nuestro diario de experiencias, entregados con pasión a la vivencia y en mayor medida aún a disfrutarnos el uno al otro. Un viaje fantástico que a tu lado crece hasta alcanzar cotas maravillosas.

    Gracias, reina mía, por tus ojos, tus oídos, tu piel. Cinco sentidos con los que enriqueces mi experiencia. Gracias por tus observaciones, por el regalo de tu inteligencia que siempre ha sabido apuntar con acierto hacia esos detalles que se me escapaban. Gracias por esos maravillosos momentos de emoción, por los sentimientos que haces fluir en mí, de los que regreso totalmente embriagado. Gracias, por supuesto, por arrancarme esas notas de sublime pasión, elevando mi deseo hasta el infinito con esa belleza a la que soy adicto y esa elegancia de la que soy el más rendido admirador.

    Ha sido un viaje magnífico, es cierto. Y me alegra saber que acerté en mis elecciones. Pero no dudes de que lo que lo ha hecho inolvidable has sido tú.

    ResponderEliminar
  8. Qué ganas tengo de volver a volver de un sitio así.

    Torrevientos

    ResponderEliminar

Tus palabras son las huellas que dejas en los senderos de mi Jardín... palabras que se quedan cuando son sinceras.