21 de julio de 2012

Cuando te veo


Ávido me devoras...

Ansiosa te lamo...


Me lubricas y follas...


Y después siempre nos abrazamos.


9 comentarios:

  1. ¡Vaya! Juraría que estuve aquí antes y todo era de otra forma.

    ¡Bah! Un deja vu, seguro…

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así fue, Señor Brummel, pero un fatídico error por parte de esta jardinera hizo que perdieran los pétalos mi última flor expuesta. Recuperar el expositor fue relativamente fácil, pero los pétalos me resultó imposible.

      Les pido disculpas a Usted y a mi querido amigo Marengo porque tuve que eliminar sus maravillosas huellas. Espero, argggg, que no me vuelva a ocurrir.

      Muchos besos para los dos.

      Eliminar
  2. Perfecta secuencia y mejor remate. ;)
    Besos, guapa.

    ResponderEliminar
  3. La privacidad del jardin siempre incrementa su atractivo -la lógica del misterio-. Llevo meses pensando en si sería posible visitar el lugar donde se cultivan estas perlas...

    ResponderEliminar
  4. ¡Genial!

    Un beso respetuoso hermosa Rosaida
    S.S

    ResponderEliminar
  5. El círculo infinito y virtuoso del placer... y de complacer.

    Giremos...

    ResponderEliminar
  6. Una página para olvidarse de las penas mientras se observa, se lee y si imagina...un besote.

    ResponderEliminar
  7. A distância e a saudade de meu DONO estão me deixando fora dos eixos...
    Com certeza, ao vê-lo, estarei como a escrava dessas belas imagens que colocou em tua postagem e as palavras deliciosas que escreveu.

    Beijos carinhosos,

    ÍsisdoJUN

    ResponderEliminar

Tus palabras son las huellas que dejas en los senderos de mi Jardín... palabras que se quedan cuando son sinceras.