14 de julio de 2012

¡De esclava a esclavizada!


Hace tiempo probé un juego de roles que me cautivó desde la primera partida. El número dos es la cantidad mínima de jugadores, aunque puede aceptar tres o más, según el gusto y las ganas de los participantes. Para mí es un juego de fetiches, excitante, morboso y sobre todo entretenido.

Cada uno de los protagonistas adquiere un rol o papel antagonista pero a la vez complementario. Yo, libremente, siempre elijo el de esclava o sumisa. También elijo libremente a la persona con la que deseo jugar. En este punto, reconozco que tengo mucha suerte porque juego con mi pareja, que es hombre y se identifica en el papel de dominante. El escenario puede variar, según el terreno donde se desarrolle. En mi caso, la única parcela donde juego es en la sexual, de aquí la gran suerte que tengo de que sea mi pareja el otro jugador. Además no creo que practicara este tipo de juego si no fuera así porque además de morbo tiene que haber otras cosas para que el juego me satisfaga completamente, como por ejemplo que mis cinco sentidos y los de mi pareja gocen hasta alcanzar su grado máximo. Ya he comentado que este juego no es imprescindible en mi vida sexual, afortunadamente juego a otros muchos que me gustan de igual manera.


Dicho esto, todo juego dispone de unas reglas y éste no es diferente. Las generales y comunes a todos los juegos, principalmente de corte sexual, son y así debe ser: seguro, sano y consensuado. Partiendo de estas reglas comunes, cada juego tiene las suyas específicas que cada cual adecua a sus gustos y necesidades.


Ahora bien. De una parte a esta, de jugar libremente a ser esclava divertida y divirtiéndose en un terreno (en mi caso el sexual), me encuentro “esclavizada” y obligada a “comulgar” con ruedas de molino. Esto no es un “juego” y además no es un juego sexual aunque “me den por el culo”. Y, por supuesto, ya no hay nada que sea “seguro” ni “sano” ni “consensuado”. De elegir a mi dominante, han pasado a imponerme a otro “dominante”, mejor dicho, a otros “muchos dominantes” sin escrúpulos y sin ningún tipo de principios. No sólo han usurpado mi derecho a “dialogar” para acordar dónde colocamos las “medidas” necesarias, también han “robado” con total impunidad mis derechos sociales y profesionales, fundamentales en una sociedad desarrollada y progresista. Sí, sodomizada y humillada por un “absolutismo” que me obliga a llevar grilletes en los pies y en las manos. Crucificada por una “fe” hipócrita, mandataria y mantenida por un estado que hace más de treinta años se erigió como aconfesional. Esclavizada por un “capitalismo” que impera en el mundo entero y del que nadie puede escapar.


Por suerte, aunque la veo perfilarse en el horizonte, la mordaza aún no ha sellado mi boca. Me queda el recurso de gritar. No al capitalismo voraz. No a los lobbies que manejan a los políticos corruptos. No a la ceguera de tantos que les ha dado una mayoría absoluta. No a la política del rodillo y a los instrumentos judiciales que la amparan. No a una clase política, corrupta y sin escrúpulos, que no duda en asfixiar a muchos para beneficiar aún más a los pocos de siempre.

Esclava sí, pero cuando, como y de quién yo decida.



16 comentarios:

  1. HOY ES 14 DE JULIO,,,, EN FRANCIA SE CELEBRA LA TOMA DE LA BASTILLA, DONDE EL PUEBLO DIJO BASTA A LA OPRESIÓN DE LOS PODEROSOS, Y SI ESTO SIGUE DE ESTA MANERA,,, ACABARÁ HABIENDO OTRA TOMA DE LA BASTILLA,,,,, ESPERO QUE MAS PACÍFICA.
    ¿POR QUÉ HEMOS DE PAGAR ENTRE TODOS, LO QUE HAN CAUSADO UNOS POCOS??

    POR LO MENOS UNO DISFRUTA PASEANDO POR TU JARDÍN, UN BESAZO ROSAIDA!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un buen apunte, Lord. Debimos tener nuestra propia revolución en la transición. Adecuada a nuestro siglo, sin guillotina ni sangre, pero revolución al fin y al cabo. "Cortando" la raiz del germen nocivo. Así, quizás hoy no estaríamos cayendo al abismo.

      Siga paseando por mi Jardín porque sin su presencia no sería el mismo.

      Un beso muy fuerte, Lord.

      Eliminar
    2. Por eso, porque no lo hicimos en el pasado, estamos donde estamos. El enemigo ha confundido nuestra generosidad con debilidad, piensa que rehuímos el conflicto porque no somos capaces de luchar. Confunde nuestro deseo de paz con sumisión. Han vuelto a ocupar los despachos y después de dilapidar el tesoro pretenden esclavizarnos para seguir llenando sus bolsillos con el fruto de nuestra sangre.
      Quizá debimos pararles los pies mucho antes, quizá nuestra generosidad fue una medida equivocada, pero lo que está claro es que ellos se lo han buscado y no permaneceremos más tiempo impasibles ante la corrupción y la injusticia.
      Ha llegado el momento de arrebatar el látigo al negrero, de derribar la mesa del escriba, de expulsarle del templo donde jamás debieron permanecer.

      Unidos venceremos. ¡Sos y a ellos!

      Eliminar
  2. Lo has explicado genial, me ha encantado.

    No se hasta donde llegaremos, no se si esto tendrá fin, confio que si y lo menos traumático posible.

    Un besito bella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No quería caer en divagaciones ni en colores políticos, aunque me gusta más el rojo pasión que el azul cielo ;), mi querida princesa. Pero me temo que esto no ha hecho más que empezar, por eso creo que deberíamos alzarnos para que nos oigan.

      Un besazo, preciosa amiga.

      Eliminar
    2. No, princesa. No tendrá fin si nosotros no lo ponemos. ¿Tiene fin el festín de los buitres, la corrupción de los gusanos? No, hasta que nuestros huesos, y todo lo que un día fuimos no sea más que polvo, una sombra, un recuerdo. No tendrá fin si nosotros no le ponemos fin.
      Pero eso es lo que vamos a hacer. Es hora de tomar cartas en el asunto.
      De abandonar la cómoda seguridad de nuestros palacios y tomar las ramas para defenderlos.

      Tendrá fin. Porque nosotros se lo pondremos.

      Eliminar
  3. El llanto de los desamparados se hace eco entre los fragantes macizos de rosas. Sus lamentos se escuchan detrás de los muros.
    No, no es momento de mirar hacia otro lado y sumergirnos en los voluptuosos placeres de la carne. No es momento de cerrar los oídos y olvidarnos del dolor que crece tras los setos.

    Es hora de levantar nuestras manos, de crispar los puños. La Reina del Jardín ha escalado hasta la cúspide de la atalaya. Desde allí enarbola su cuerno de plata. Despertad, habitantes del vergel. Tiempo ha que retozamos gozosos al cobijo del frescor de los bancales. Es hora de levantar nuestras cabezas, de exigir lo que por justicia nos correponde. Ella ha alzado su rostro desafiando al sol del atardecer. Sus cabellos refulgen contagiados por el baño del astro dorado. Levantáos, abandonemos este sueño por un momento y demostremos al mundo de lo que somos capaces. Hoy ha llegado nuestro día, y nuestra ira ha de retumbar en cada valle, inundar los pastos, anegar las riberas. Como un vendaval de justicia, que nuestra carrera arrase como un huracán los templos paganos donde escribas y fariseos creen haber decidido nuestros destinos. Demostrémosles de lo que somos capaces. Que prueben su propia medicina.

    Hubo un tiempo en el que, recostados entre muelles almohadones nos deleitamos en los más sutiles placeres, pero hemos de interrumpir nuestro eterno sestear y luchar por lo que es nuestro, por lo que es de todos ellos. De aquellos cuyos lamentos han cortado nuestra dulce indolencia. Volvamos nuestros rostros con ira, apretemos nuestros puños con rabia, pues ha llegado el momento de volver a vestir nuestras armaduras y enseñarles quienes somos, por qué estamos aquí, de qué somos capaces.

    Arriba, habitantes del Jardín, de todos los jardines, de todos los vergeles. La gozosa siesta ha llegado a su fin. Es hora de luchar por un futuro, plagado de placeres y de mieles. Las mieles de la victoria nos esperan. Por nosotros, por ellos, por los que vendrán detrás.

    La Reina se ha levantado y empuña el arco. ¿Vais a permanecer ociosos, aguardando a que la oscuridad arruine los vergeles, emponzoñe los estanques y seque los frutales o vais a tomar la espada y a seguir a vuestra Reina?

    Ha llegado nuestra hora, y no pararemos hasta gritar VICTORIA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Por todos los dioses, querido D.P.! ¡Va Ud. a revolucionar mi Jardín!

      Yo, tan sólo, repartiría mis rosas entre todos como símbolo de reclamo y defensa de un estado de bienestar para todos, al igual que hicieran los lusos con los claveles ;)

      Sus palabras solidarias me llegan cargadas de buenas intenciones. Tocan el centro del corazón removiendo las entrañas. Aunque, mi querido D.P., yo sólo soy reina de mis rosas, sin más pretensiones dejémoslo así.

      Mi beso y mi rosa roja para Ud.

      Eliminar
  4. Lamentablemente una incómoda e inquietante ceguera parcial me impide explayarme sobre el particular, aunque puedo teclear lo suficiente como para admitir que hablando de sexo es ud única, Lady.

    Respecto de lo demás… yo es que tengo la suerte de ser un ácrata irredento y me conformo con poco: jamás tuve derechos adquiridos por los que luchar, y me revelo con la misma fuerza contra papá estado que contra el capitalismo salvaje. Nada hay que perder cuando no se tiene nada…

    Besos (el disfraz de Marianne le sienta fenomenal. Lástima que no pueda verla bien)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querido Señor Brummel,
      ¿Está Ud. seguro de que no tiene derechos que perder, por los que luchar? Sinceramente creo que sí los tiene, piénselo. Aunque también le digo que, de antemano, respeto su opinión y forma de pensar.

      Sin fortunas... me siento afortunada por lo que tengo y quieren arrebatarme: mi dignidad, Señor Brummel. Me niego a convertirme en una oveja dócil y humillada.

      Lamento su ceguera parcial y deseo que recupere la visión total lo antes posible.

      Reciba un beso y una rosa.

      Eliminar
    2. (Por ud, queridísima Lady Rosaida, haré un esfuerzo y teclearé más de lo que debo, que saber de ud es siempre un placer para mí)

      En primer lugar quiero agradecerle su muestra de cariño y sus buenos deseos. Seguro que me ayudarán a pasar el mal trago y el desdén con el que me siento tratado últimamente.

      No me malinterprete ud. Lo último que desearía es que se tomara a mal mi humilde opinión. A mí es que lo de "derechos adquiridos" me suena a "para siempre" y yo, desafortunadamente, no se lo que es eso. Y en términos laborales menos. Le aseguro que no tengo ninguno, a no ser que alguien me demuetre lo contrario y entonces no me importaría admitir que estoy equivocado.

      Yo también respeto mucho la libertad de cada cual a opinar como quiera, a pesar de que en mi realidad social cotidiana eso se queda solo sobre el papel. Los "Derechos Fundamentales"… esos sí que merecen la pena, porque son de todos. Y, sin embargo, fíjese, aquí no levanta la voz ni Dios. Vivimos en una sociedad de "castas", y cada colectivo lucha cuando le tocan sus prebendas. ¡Pobre Bertold Brecht! Veíamos los millones de parados crecer y seguíamos inmersos en la sociedad de los Audi y las segundas viviendas. Veíamos a los afortunados "prejubilados" de las grandes empresas aumentar cada día y creíamos que sus privilegios se iban a pagar con dinero del cielo. Tenemos una Administración Pública Autonómica que se come el 17% del PIB, que nos cuesta 160 mil millones sostenerla, con infinitos canales de tv, aeropuertos fantasmas, puertos deportivos construídos de todos los españoles, fundaciones públicas por aquí, puestos de libre designación por allá… ¿y alguien se ha levantado contra eso? No, coño, las identidades regionales no se tocan. Ok, pero ¿con qué dinero se pagan? ¿Quién cojones produce en este país? ¿Por qué tengo yo como autónomo que financiar a una Institución Pública? ¿Por qué tengo que ser recaudador del estado y adelantar un IVA que no he pagado? ¿Y los impagados? ¿qué herramientas me ha dado la Administración para cobrarlos? ¿Cuánto nos cuestan los Partidos Políticos? ¿Cuánto los Sindicatos? ¿La Iglesia? ¡Ah! Pero eso no era importante.

      No dudo que a ud no la estén sodomizando. Era lógico pensar que así iba a ser, después de que lo hayan estado haciendo antes con mucha otra gente. Unos 5 millones, más o menos. Pero es que no leemos a Brecht con atención y ni siquiera hacemos caso de los refranes barberos y claro, nos arrancan la barba sin remojo ninguno. Y si, además, leyesemos con atención a Weber tendríamos más claro a quien no votar nunca cuando acudimos a las urnas, porque descubriríamos a la primera la catadura moral e intelectual de muchos de los que nos piden el voto para mangar a sus anchas. Pero, claro, ser "uno de los nuestros" tiene esas cosas. La fidelización, esa técnica del marketing capitalista aplicada a las ideologías políticas (incluso hasta en las anticapitalistas).

      Me parece muy bien que ud se niegue a ser oveja. Tendrá mi apoyo siempre para no serlo, aunque siempre le advertiré que se empieza a ser oveja en piel ajena. A mí lo que me molesta es todos los que lo único que les importa es que la calidad de su lana sea remunerada adecuadamente.

      Un abrazo, que mis besos ya los tiene desde hace tiempo.

      Eliminar
  5. Lo ha expuesto Usted muy bien y comparto todas sus afirmaciones, excepto una: yo no empiezo a luchar ahora. Llevo luchando desde la burbuja inmobiliaria creada por los poderosos de siempre para enriquecerse bajo cuerda. Sabía que ese espejismo, que muchos engañados creyeron real quizá deslumbrados por su brillo tentador y ambicionado, tarde o temprano nos explotaría en las mismísimas narices.

    Mi Jardín ha ocupado y así seguirá siendo una pequeña parte de mi lujurioso ocio. Me gusta escribir y me encanta el sexo. A través de mis rosas los combino y les doy salida. Mi vida es muchísimo más que esto. Aquí expongo una ínfima parte de ella a veces mezclada con mis propias fantasías que doy a luz en forma de relatos.

    Sí, de alguna manera en esta última entrada denuncio unos hechos que claman al cielo ;), pero eso no quiere decir que antes no lo hiciera, aunque Usted y el resto de mis queridos visitantes no lo supieran.

    Le devuelvo el abrazo y le doy un beso, mi querido Señor Brummel. Siga exponiendo y opinando que yo le escucharé con respeto y humildad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Gracias por su escucha y por su respeto. Tendrá mi opinión siempre que la solicite. Gracias también por su abrazo y por su beso.

      Pero, sobre todo, gracias por seguir siendo su querido Sr. Brummel, Lady.

      Eliminar
  6. Uff...

    Suscribo alguna de tus reflexiones y de las de los "comentaristas". Este tipo de situaciones se han dado repetidamente en la historia (reciente y antigua). Un buen ejemplo es el proporcionado por Lord Shadow (te voy siguiendo el rastro, amigo), o las comuneros de Castilla (casualmente por que Carlos I quería recaudar fondos para coronarse Emperador de Alemania).

    Para salir de la crisis, lo importante es mantener el espíritu crítico... pero constructivo. Y hacer presión sobre los políticos... para recordarles que están a nuestro servicio... y no al revés.

    Y por cierto... que el "ánimo" siga levantado... ;-)

    ResponderEliminar
  7. Simplemente genial.
    Bravosssssssss y besos.

    ResponderEliminar

Tus palabras son las huellas que dejas en los senderos de mi Jardín... palabras que se quedan cuando son sinceras.