26 de agosto de 2012

Cómplices


Abrazados entre sudores y fluidos cayeron exhaustos en el lecho. Sus sexos aún rezumaban lujuria. La batalla había sido intensa. Hicieron el amor durante algo más de dos horas. Ella aún sentía su sexo hinchado por los múltiples orgasmos que él le había proporcionado. También notaba en su interior las huellas que marcaron sus dedos, su boca y, sobre todo, su implacable falo. Y él… él siempre sentía que había vaciado su vida en ella. Una plácida somnolencia fue apoderándose de sus cuerpos mientras en sus rostros se dibujaban sendas sonrisas de felicidad y satisfacción.

No estoy soñando ¿verdad? – su voz turbada chocaba contra la sábana que cubría su vientre dibujando olas de suave algodón.

Sólo tú puedes saberlo – respondió mientras se giraba de lado sin apartar los ojos del perfil iluminado de su rostro. Con suavidad apoyó la cabeza sobre la almohada.

Sí, es un sueño – Ahora su voz sonaba rotunda, tajante. Era la primera vez que respondía con ese convencimiento abrumador.

Estás hablando con los ojos abiertos… No puede ser un sueño, cariño – Susurró con asombro. Y sin parpadear aguardó expectante.

¡Claro que se puede soñar fuera del mundo de los sueños! – Sentenció con el semblante irradiando felicidad. Consciente de su espera, giró la cabeza para abrazar su mirada.

Y… soñando con los ojos abiertos… ¿qué puedes tener que no sean al final sueños oscuros o pesadillas irisadas?
– Preguntó sin salir de su asombro mientras mantenían la mirada embelesados.

Tengo para mí el paraíso… y no es el paisaje, es el cuerpo que sacia mis deseos y es el alma que conquista mis entrañas – Confesó con el corazón desnudo.

Yo siento lo mismo – Susurró ratificando cada palabra.


Somos dos… fundidos en este sueño conquistado – Hizo una pausa mientras acariciaba sus cabellos y continuó… - Es tan real que a veces pienso que no puede ser… no tengo palabras… es maravilloso, demasiado hermoso – Hizo otra pausa para rozar con las yemas de los dedos el contorno de su cuerpo – Eres mi paraíso repleto de sueños extraordinarios… – Concluyó abrazándose al cuerpo que saciaba sus deseos con los ojos anegados de lágrimas.

El sonido estridente de los despertadores rompió el silencio de la madrugada, justo antes de que las estrellas dejaran de brillar vencidas por los rayos del sol naciente.

Buenos días, reina ¿has dormido bien? – Se giró de lado mientras extendía una pierna sobre su pubis y besaba sus labios aún dormidos – hummm ¡qué ricos! ¿has tenido sueños… calientes? Comenzó a juguetear con sus pezones que inmediatamente reaccionaron al sentir el contacto de sus dedos.

Mmm… buenos días, cariño. He soñado contigo –Su cara se iluminó al revivir las emociones sentidas mientras confesaban sus sentimientos.

¿Sí? ¡Y yo contigo!
Recuerdo que estábamos aquí en la cama, abrazados como ahora y… decíamos: “No estoy soñando ¿verdad? “… “Sólo tú puedes saberlo”...

 ¿Es un sueño? ¿Quién es quién? Sólo yo puedo saberlo.


7 comentarios:

  1. Horas extraviadas, sensaciones y sentimientos que se entrecruzan en una duermevela eterna, realidad y ficción mezclándose en un todo indisoluble. ¡Qué noches, qué amaneceres... junto a ti!

    ResponderEliminar
  2. A veces la realidad es mucho más satisfactoria.

    ResponderEliminar
  3. a veces las fronteras pueden ser el mejor de los paisajes donde extraviar un poco de ternura y un mucho de placer compartido

    ResponderEliminar
  4. Momentos así son un éxtasis para los sentidos.

    Un besito de esta princesa.

    ResponderEliminar
  5. ¿Ud solo puede saberlo?

    Hay cosas en las que, ineludiblemente, se necesitan dos...

    Besos ;)

    ResponderEliminar
  6. Apreciada Rosaida, también me ha pasado varias veces que creo estar en la cama en un sueño, del que temo despertar, el placer es así... Espero que podamos compartir sueños futuros basados en las palabras y el ritmo de la poesía...

    ResponderEliminar
  7. Tengo que felicitarte, no suele ser frecuente que las personas en Internet se atrevan a plasmar aspectos emotivos. Buen blog, es personal, identificable y tiene personalidad. Se aleja de la masa horrenda y amorfa que diluye la personalidad en los chats. Si tienes a bien me gustaría que pasaras por mi blog, el enriquecimiento de ideas mutuas es siempre positivo. Saludos.
    http://paisbdsm.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

Tus palabras son las huellas que dejas en los senderos de mi Jardín... palabras que se quedan cuando son sinceras.