18 de noviembre de 2012

Moonflower


Cuando la guitarra dedicó su canto a la flor bajo la luz de la luna, el silencio de la noche se unió a sus cuerdas dejándoles solos. Poco a poco las notas fueron abrazando cada uno de los pétalos que, estremecidos por los roces, se entregaron sin reparos a la magia de su danza. Se abrió la corola para recibir las caricias musicales… do, re, mi…entras la luna brillaba con intensidad. Unidos por las notas en un baile magistral, los dedos se deslizaban cada vez más rápidos entre las cuerdas. La flor, rendida a su grandeza, se ofreció entera y abierta. Fa, sol, la…deando su cuerpo plateado, fue revelando el fulgor de sus pistilos entre los pétalos perlados por el rocío. Despacio al principio, deprisa después, las notas recorrían el bulbo suave y aromático que danzaba fundido con los dedos que tocaban apasionados. Si, do…nde el silencio se rompe con los gemidos de placer, el astro de la noche preside la comunión sinfónica entre la Armonía y la Flor de luna.

3 comentarios:

  1. Sensual, apasionada, romántica, a veces suave, a veces rasgada... No, no hablo de la Gibson de Carlos Santana. Hablaba de ti.

    ResponderEliminar
  2. PRECIOSO ESCRITO,,, REALMENTE BELLO Y HERMOSO. SIEMPRE ES UNA DELICIA PASEAR POR VUESTRO JARDÍN,,, INCLUSO A LA LUZ DE LA LUNA.

    UN BESAZO ROSAIDA!!!

    ResponderEliminar
  3. ¡Ah! La luna… espejo de sol, sombra de noche, celestial y caprichosa

    niña de plata que se emboza o se exhibe perfecta, que domina con su influjo las cosechas y los mares, sueño incansable de los hombres y, por supuesto cromático refugio de mis noches solitarias…

    ¿Cuál le gusta más, Lady Lunera? A mí siempre Drake… aunque Neil…

    Besos.

    ResponderEliminar

Tus palabras son las huellas que dejas en los senderos de mi Jardín... palabras que se quedan cuando son sinceras.