2 de diciembre de 2012

En la madrugada


Me acosté desnuda, como de costumbre.

Me encanta sentir 
el roce suave de las sábanas 
y el tacto de tu piel caliente 
cuando el deseo te enciende
o el sueño te vence.


Pasadas las doce, tus manos comenzaron a moverse por mi cuerpo. Se deslizaban ávidas, buscando los rincones que esperaban anegados por las ganas de tenerlas dentro o fuera. Estaba tan excitada que apenas unos roces fueron suficientes para caer rendida a tus encantos.

No sé si sabes, cariño, 
que me encuentro ligada
 al placer de tus manos generosas
y que ni tú puedes desatarme.

Me giré esperando tu respuesta y sin duda la obtuve como nunca. ¿O como siempre? Nuestras miradas se cruzaron ardientes. Nuestras piernas y brazos se entrelazaron como serpientes hambrientas mientras sus bocas se fundían con el veneno de la lujuria. Rodamos sobre el lecho crispados por el deseo antes de que acabara sobre ti y bajara ansiosa hasta la fuente que alimenta mis sueños. Mientras descendía por tu pecho, zigzagueando de un lado a otro, encendiste las luces rojas con el mando a distancia.

Aún recuerdo el gesto en tu rostro
 cuando compré las dos bombillas
con más de una docena de colores 
a elegir con el mando.


Te acomodaste sobre el almohadón apoyado en el cabecero para no perder detalle de mis actos. No sabría decir qué te gusta más, si observarme mientras te chupo y engullo o perderte en los placeres que mi boca te ofrece. El caso es que yo gocé como una niña golosa con mi dulce preferido. A veces cuando te miraba estabas con los ojos abiertos observándome con lujuria y otras veces los tenías cerrados, volando de placer entre las nubes. Entonces aprovechaba para tragármela entera, sin miramientos, hasta mi garganta.

Ummm… cariño, 
me excita tanto provocarte! 
Me la follo casi hasta el ahogamiento 
porque sé que al poco tiempo 
cogerás mi cabeza para follármela tú sin miramientos

Pasaba el tiempo despacio, o quizá demasiado rápido, el caso es que seguía lavándome la cara con tus fluidos y embriagándome con la fragancia de tu verga, cuando en un solo asalto me pusiste a cuatro patas para meterte sin permiso en mi culo.

¡Dios! Mi Amor, 
me enervas sobremanera 
cuando te comportas así, 
como un animal embravecido.


Me follaste hasta el alma. Me empalaste hasta que me viste sucumbir en la cima de los vientos. Pero no era suficiente, no para saciar la locura de tu deseo. Exhausta y sin aliento, me reanimabas una y otra vez y volvías al ataque. Perdí la cuenta de los asaltos y también de los orgasmos, pero cuando te derramaste en mi interior cálido y convulso, supe que sería el último de aquella tórrida madrugada.

Cariño, está amaneciendo.



16 comentarios:

  1. hacia tiempo que no psaba por aqui Pero Rosaida como siempre es una delicia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Arturo. Espero que la próxima vez no tardes tanto. Me gusta verte por aquí, disfrutando en mi Jardín... Besos.

      Eliminar
  2. Mi querida Lady Rosaida… ¿es ud consciente del poder evocativo de sus relatos? ¿Sabe la turbación que crea en nuestras noches cada historia imaginada?

    Es ud tan exquisita en las formas como incendiaria en los contenidos. Cada texto es una puerta abierta que conduce a las más recónditas regiones del deseo. Erotismo, sensualidad… su Jardín es un todo un ecosistema consagrado al deleite lujurioso, un biotopo inigualable en la geografía del placer.


    Podría decirle muchas más cosas, pero no podría nunca describirla tal y como yo la imagino…

    Besos, verdes y muy sostenibles ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo que pretendo, Sr. Brummel, turbarle cada noche con mis historias contadas. Besos y gracias por sus historias cantadas ;)

      Eliminar
  3. Turbador y caliente relato sin duda, :)
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recién salido del horno ;) Gracias, ohma.

      Eliminar
  4. ASÍ SI QUE DA GUSTO PASAR LA NOCHE EN VELA!!!
    EXCITANTE Y APASIONADA EXPERIENCIA,,,, POR CIERTO,,, ¿DONDE COMPRASTES ESAS LUCES DE COLORES CON MANDO A DISTANCIA??

    UN BESAZO ROSAIDA!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son una pasada!!! mi querido Lord. Las encontré de casualidad en un híper alemán (creo recordar) y ciertamente es una de las mejores compras que he realizado hasta ahora. Dan un juego... de los de órdago a la grande!!! jiji. Con el mando a distancia, además de elegir entre 15 colores, puedes subir o bajar la intensidad del tono, desde los rojos y ocres hasta los violetas y rosas, pasando por los verdes.

      Si las encuentras, no lo dudes, cómpralas. Un besazo también para ti, Lord.

      Eliminar
  5. Es evidente que cuando hay deseo... la pasión es una energía renovable, sostenible... e infinita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda alguna... siempre tan acertado, Manolo.

      Un beso muy fuerte.

      Eliminar
  6. De la suavidad y ternura de la calidez en el roze de los amantes a la locura agresiva y desgarradora del sexo.
    Muy sensual

    ResponderEliminar
  7. Hasta el alma eras follada
    penetrada entre empellones
    con la ira impetuosa
    de mi polla enarbolada
    por tu lengua levantada
    en aquella tarde tan hermosa
    que entre vinos y velones
    enlazados nos pilló la madrugada.


    Abierto hasta el amanecer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querido Amatista, sus versos me encienden desde el amanecer hasta el anochecer. Y en la madrugada...

      Eliminar

Tus palabras son las huellas que dejas en los senderos de mi Jardín... palabras que se quedan cuando son sinceras.