16 de marzo de 2013

Algo más que dos lágrimas

Brota cálida en el momento que la emoción me asedia. Lenta y salina va descendiendo por la piel hacia algún lugar desconocido. A su paso, abandona un rastro que fulgura bajo la luz de la luna. Se desliza por la mejilla hasta la comisura de mis labios. En su huida hacia el cuello puedo catarla levemente. Es poco, pero suficiente para que mi lengua perciba el agua destilada de la lujuria que en ese momento estoy saboreando. Después de un largo gemido, noto que otra gota se despeña con rapidez en busca de la primera, que ya está coronando la cima de mi seno. Siento un cosquilleo cuando roza el lado interno de mi pezón enhiesto. Me gusta el placer que me provoca. Mis pezones siempre han sido dos grandes receptores del gozo que, por muy leves que sean los roces, elevan la excitación de mi vagina estallando inevitablemente en mi clítoris. La primera gota pasea por el valle de mi vientre mientras la segunda evita encontrarse con mi boca para acortar la distancia que le separa de la que se sabe ganadora. Con un quiebro sortea el ombligo para no quedarse atrapada en él. En su marcha veloz, la perseguidora choca contra mi pezón produciéndome un gran espasmo en la boca de mi vagina, provocando la salida de cálidos fluidos y acelerando mis gemidos. Está a punto de llegar al volcán de fuego cuando la seguidora, en su afán por darle caza, cae en el pozo de las almas encerradas. Mientras, la ganadora llega trémula al borde del manantial de deseo. En el momento de encontrarse con la ambrosía que fluye de su interior, una gota de sudor se precipita del cielo cayendo sobre la excitada lágrima y, fundidas en una, se diluyen en el torrente.


Abierta, con las piernas levantadas, en ese momento en que el empuje de tu fuerza me asedia, brotan mis lágrimas arrebatadas. Con las rodillas hincadas en el lecho, en ese momento en que usas de los tres el que más te apasiona, caen tus gotas lascivas sobre mis labios empapados.

No todas las lágrimas son amargas.

5 comentarios:

  1. Existen algunas espesas y que dejan el alma con el sabor de la misma vida....

    ResponderEliminar
  2. Ni todas son dulces, ni todas son amargas. Lo mismo es por un insecto en el ojo D:

    ResponderEliminar
  3. ... ni todas las gotas saladas son lágrimas.

    Expresiva y visual publicación, Reina del Jardín. Después del delicioso y prolongado travelling tras la pequeña gota a lo largo de esa fabulosa anatomía que me enloquece, el plano abierto del final me ha impactado.

    Recibe mi beso de felicitación.

    ResponderEliminar
  4. Sexo, sudor y lágrimas...

    (Así ha de ser...)

    ResponderEliminar
  5. İç çamaşırı ve fantezi iç giyim sektöründe faaliyet gösteren firmamızda bütün iç giyim modellerini bulabilir ve kapıda ödeme seçeneği ile teslim alırken ödemesini yapabilirsiniz.
    Gizlilik temel prensibimizdir kargolarımız kapalı kutularda kozmetik ürün olarak taşınır paketlerin üzerinde iç giyim ve iç çamaşırı ibareleri ile fantezi iç giyim reklamları bulunmaz
    Firmamız 7/24 hizmet vermektedir ve bütün iller ile kıbrıs’ a ürün gönderimi yapılmaktadır.

    ResponderEliminar

Tus palabras son las huellas que dejas en los senderos de mi Jardín... palabras que se quedan cuando son sinceras.