15 de mayo de 2013

Kilómetro 6.9


Siempre me ha inquietado la espera,
la eterna,
la previa a descubrirme en tu mirada.
Los minutos pasan despacio
y la espera tiembla
como mi cuerpo desnudo
cuando saborea el tuyo
de aroma a piel picante,
de ricos matices y dulces salados.
Aún queda tiempo para el ocaso,
ardiente rojo,
de fuego y sangre somos los dos.
Miro la esfera del tiempo,
apenas queda un momento
para comerte entero
y entre suspiro y suspiro
decir lo que siento.
Apenas noto la espera
que agotada entre tus piernas
se pierde como yo me pierdo
en el gozo de tus manos.
Llego a ti con la brisa de verano
y te abrazo
y me besas
y antes de que lo sepas
mis ganas te desnudan
mientras mi boca te devora.
Pero tu mirada me detiene
cuando clavada en mi deseo
me somete y me sorprende.
Cierras mis ojos con la tela de tu cuello
y me llevas hasta los cielos
para cumplir mis sueños.

Si lo deseas añado más kilómetros...


6 comentarios:

  1. ES QUE ESAS ESPERAS DESESPERAN...
    BELLOS SENTIMIENTOS Y DESEOS EXPRESAN TUS VERSOS.
    UN BESAZO ROSAIDA!!!

    ResponderEliminar
  2. Pienso en quien no debería estar pensando...

    ResponderEliminar
  3. Todo un recorrido de placeres que hoy nos dejas hermosa Rosaída, hay esperas que solo sirven para potenciar el goce final, te dejo besitos

    ResponderEliminar
  4. La espera aviva la llama del deseo...

    ... y por ese deseo uno recorre cualquier distancia... por grande que sea.

    ResponderEliminar
  5. El kilómetro 6.9… la mas sexual de las distancias, equivalente a la le(n)gua 33.3132, al pié 527.68109 (para los fetichistas) o a la cadena 0.67 para los amantes del BDSM… Un inmejorable punto de encuentro, sin duda.

    Mi beso desde la lejana Brummell Manor, Lady.

    ResponderEliminar
  6. Había un jardín grande como un valle
    donde morían todas las estaciones.
    Sobre la hierba brillante o sobre la hierba helada,
    Y descubrir flores que no tenían nombre…


    Adiós… Moustaki.

    ResponderEliminar

Tus palabras son las huellas que dejas en los senderos de mi Jardín... palabras que se quedan cuando son sinceras.