2 de junio de 2013

La nueva era


Si hasta la propia vida
nace con fecha de caducidad,
no es de extrañar que los acontecimientos
que viajan en ella tengan un final.


Quizá, durante tiempo, hollamos el camino
prendidos de otras manos
que al rozarnos se llenan de emociones
y bellas sensaciones.
Así, con la fuerza del amor y el deseo,
nos adentramos en el paraíso anhelado.
Vivimos apasionados,
crecemos ilusionados
y excitados nos amamos…
Pero en el Edén no sólo hay elfos
que cantan al amor,
también hay ogros
que traicionan sin pudor.


“No, hoy no es el día
en el que una hora de lobos y escudos rotos
rubriquen la consumación de las delicias.
No, hoy no es ese día.
En este día, el jardín mantendrá todo aquello
que su corazón ama de la buena tierra,
tierra que bifurca sus caminos
para hollar nuevas eras”

Adaptación de "El retorno del Rey"



2 comentarios:

  1. En los jardines hay de todo, desde perfume hasta espinas. Es muy triste tu poema,pero muy real.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Para que el jardín tenga rosas hermosas como tu tiene que haber espinas crueles que pinchan, para que existan los duendes y las hadas también deberá haber lobos hambrientos y solitarios, deseo que pasen lejos de ti esos ogros malos y si pudieran perturbarte no logren nunca acabar con tu deseo a seguirnos deleitando con tus letras, te dejo muchos besitos encantados para esa nueva era guapa.

    ResponderEliminar

Tus palabras son las huellas que dejas en los senderos de mi Jardín... palabras que se quedan cuando son sinceras.