22 de agosto de 2013

Aunque no te mire, mírate


Te miraría con la serenidad de la luna,
despacio, sin las prisas que desvían la mirada
y hacen de las caricias un suspiro sin sentido.
Descendería hasta tu alma pagana
sin el deseo estremeciendo la piel desnuda
cuando destapa un espacio de locura.
De nuevo tomaría los ojos de la ternura,
aquellos que un día fueron tuyos
y en apenas un minuto tanto se alejaron.
Me hallarías en el interior de los espejos
los que evocan los mejores momentos
en los que perdida en la llanura de tus manos
las miradas hablaban de la belleza dibujada.
Habitaría en el tiempo añorado por tus ojos,
en la frescura de tu boca encumbrada
cuando el amor me tomaba sin reservas.
Rescataría para ti el Paraíso perdido,
el de la magia yaciendo en los cuerpos,
llenando de luces el lecho encendido
cuando la pasión cruzaba la línea del cielo.
Anunció nuestro futuro venidero,
que arribó colmado de dulzura,
de salvaje pasión y placer desmedido.
Fue mejor de lo que pude soñar.
Para bien o para mal quedará en el recuerdo
aquellos momentos tórridos,
de cuerpos bañados en lujuria,
de comernos enteros.
Sabemos que nuestro deseo será eterno,
que las pieles se funden como ninguna
y los sentidos se gustan hasta la envidia
aunque tu dicha no comparta mi vida.
Seguiremos sofocando el deseo de los cuerpos
hasta la recta final de nuestros días,
bebiéndonos de la noche hasta la última gota lasciva,
aunque lloremos lo mejor que perdimos
en la triada de las mentiras.






Tú y yo tenemos en común
dos cosas, sólo dos...
Lo bien que encajan
nuestros cuerpos
y lo mal que nos encaja
la lengua ingrata.



10 comentarios:

  1. Habitaría - estoy habitando - he habitado - habito.

    Pasar del condicional al presente continuo, de ahí al presente perfecto, hasta llegar al presente simple: todo un reto verbal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda alguna es todo un reto, Señor de la Mansión.

      Conjugar no es nada fácil, aunque percibo que a Usted se le da muy bien... lo mismo que jugar. Pero, creo que ha dejado de habitar otras partes del verbo, como por ejemplo, el pretérito perfecto o el condicional perfecto... ¿cómo se pasa de uno a otro?, opino que también es todo un reto.

      ¿Quedamos en tablas?

      Un saludo.

      Eliminar
    2. Estoy firmemente convencido de que una mujer tan hermosa y sensual, que se expresa con la belleza y la propiedad que lo hace usted, sabría perfectamente cómo hacerlo. Sobre todo cuando dispone del inagotable motor de esa pasión que destila a raudales por cada poro de su piel y que tan cautivados nos tiene.

      No desearía, de ningún modo, quedar en otras tablas con usted que en ésas que se cruzan en aspa presidiendo Mis ensoñaciones, pues nada más lejos de Mi sentir que imaginarla como contendiente en una partida. Y si así lo interpretó de Mis palabras Me apresuro a aclararlo.

      Mis saludos desde La Biblioteca de La Mansión, donde se la aguarda con pulsante expectación.

      Eliminar
  2. SOFOCANTES Y APASIONANTES TUS VERSOS.
    UN BESAZO ROSAIDA!!!

    ResponderEliminar
  3. Buenos días, Lord, mi deseo siempre gira en transmitir la pasión con la que escribo, otra cosa es que lo consiga... pero con comentarios como el suyo me animan a continuar.

    Mi besazo también para Usted.

    ResponderEliminar
  4. Y mientras, desde el otro extremo del espejo veo con satisfacción que resguardando los mejores momentos es como fluye un sentimiento como el que has mostrado, un placer Rosaida

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El placer es mío, Ame, cuando te veo por aquí. Creo que tienes razón, lo que ocurre es que, a veces, aunque lo hagamos no llegan a fluir...

      Agradezco tu visita, preciosa. Besitos.

      Eliminar
  5. Se demora, Dama del Jardin, en publicar. me pregunto si se haya de visita...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene razón, últimamente la demora se ha instalado en mi jardín. Quizá uno de los motivos sea el que bien apunta... es Usted un caballero muy perspicaz, Señor de la Mansión.

      Mi estación favorita llega a su fin y con ella las veladas bajo el manto estrellado que nos ofrece el verano. Me encanta la brisa cálida de sus noches, los vestidos ligeros y semitransparentes, las sandalias con tacón infinito... el cabello recogido mostrando el cuello desnudo. Ahora entenderá mejor lo de la demora en publicar ¿verdad?

      Eliminar
  6. Hola Rosaida, primero agradecer tu visita y tus palabras en mi Blog. Yo me he tomado la libertad de adentrarme en el tuyo, y si me lo permites, será un exquisito placer deslizarme por él ...

    También decirte, que si lo deseas, te mando a tu correo un link para que visites mi Blog privado, al que sólo se puede acceder con invitación, me encantará que lo conozcas :-)

    Gracias y Bsoss!!

    ResponderEliminar

Tus palabras son las huellas que dejas en los senderos de mi Jardín... palabras que se quedan cuando son sinceras.