1 de junio de 2014

Mírame...

 

Ven…
Escucha mi balada,
los gemidos de la piel
al fundirse en tu mirada.
Acércate…
Entra en mi cuerpo,
moja los pliegues que se agitan
cuando sienten tu boca.
Mira…
El deseo en mis ojos,
la mirada que luce en las llamas
cuando clavas con fuerza arrebatada.
Baila…
Sobre el lecho empapado,
guíame a la pasión ensoñada
mientras me atrapas por dentro.
Embiste…
Empújame hacia la locura,
hasta la cima de la lujuria
donde la dicha de saberme tuya
se une al placer que respiramos.
 


Ven, arrímate…
Escucha los gemidos de mi piel
cuando te acercas despacio.
Ven, mírame…
Observa el fulgor en la mirada
mientras te goza mi boca.
Ven, embísteme…
Empuja con el deseo en las caderas
hasta que el placer nos gane la batalla.
Ven, báilame…
Danza conmigo hasta el amanecer.
 
 
 


6 comentarios:

  1. Pero quien puede resistirte a mirarte?... eres una danza increíble y sensual donde solo él tiene el placer de bailar, dejo muchos besos para ti guapísima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mmm.... sí, me gusta que me mire, pero aún me gusta más el cómo lo hace. Quizá por ello jamás dejaré de danzarle ;)
      Besos también para ti alexia

      Eliminar
  2. Puro erotismo en esta noche de domingo. Te felicito.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que me tienta sobremanera... Gracias.
      Besos

      Eliminar
  3. Una danza de imperativos que traspasa las barreras de la piel y embiste al deseo para transformarlo en lujuria y entrega.
    Muy sensual y bello tu escrito.

    Besos.

    Lunna.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es... sin barreras que delimiten ni atajos que oculten paisajes...
      Gracias Lunna. Besos.

      Eliminar

Tus palabras son las huellas que dejas en los senderos de mi Jardín... palabras que se quedan cuando son sinceras.