6 de septiembre de 2015

Mírame, miénteme


Hoy la vida se me va junto a ti
contigo de la mano disfrutando
contando las estrellas una a una
y señalas con el dedo la que dices mía.
Que mis ojos te recuerdan ese brillo
que de amor y de caricias te derriten
o ese otro que el deseo trae
cuando no viene de los escritos
y me follas especial
y me besas de ese modo
que sólo sabe el corazón.
Hoy la vida se me va junto a ti
contigo de la mano paseando
contando cada grano de la arena
y me mojas como un niño
y te mojo adorando tu sonrisa.
En el eco de las risas me abrazas,
y me besas queriendo
y me llevas en volandas a la cama,
te amo, mi vida
y eso te llena como nada en la vida.
y me follas como gustas:
con el corazón sintiendo como nunca.
Y sabes que me encanta,
que ni tú ni yo podemos prescindir
de esos momentos tan envidiados.
Pero hoy quiero ser la otra,
una cualquiera sin rostro ni espalda,
que sólo el morbo te mueva,
la perversión y el maltrato.
Sabemos que no quieres,
que mirarme a los ojos te cuesta
que mi piel de la seda no sale
y que sólo el deseo besa a cualquiera.
Pero hoy puedo ser la otra
sin rostro ni espalda
la que folla tu morbo
aunque luego necesite llenar el vacío
con palabras de éxtasis y amor
que me hagan sentirme mejor.
Pero hoy quiero ser la otra,
aparquemos al amor como podamos,
sabes que también poseerás mis nalgas,
abiertas las tendrás, antes o después,
no te dejaré con la miel en los labios
no te negaré el disfrute de tu plato favorito
ni a mí sintiendo tu polla y tu placer.
Hoy seré la otra, una cualquiera
y aunque cueste bajar del cielo,
regálame una mentira o dos
que me hagan ser lo mejor…
 
Sí, mírame, miénteme.
 
 


1 comentario:

  1. Introduces una ternura espiritual, lo bordas con hilo de seda. Magistral tu remate así, tan carnal. Juegas con la combinación y lo logras, Rosaida.

    Mil besitos de domingo, preciosa.

    ResponderEliminar

Tus palabras son las huellas que dejas en los senderos de mi Jardín... palabras que se quedan cuando son sinceras.