30 de noviembre de 2015

Antes de saberte


 
Antes de saberte
la oscuridad envolvía mi día.
Aliada del sueño,
mi noche busca tu luz,
albor que me guía
y devuelve la alegría,
esperanza de una vida errada,
obligada a rezar en la culpa,
perdida en el pozo de lo oscuro.
Atrás quedan los días sin sol,
las noches sin estrellas fugaces,
los golpes de malicia esquiva.
Poco a poco recupero junto a ti
el brillo de deseo en la mirada
la alegría de vivir dentro de ti…
el sueño de una vida que me gusta,
que nos gusta sin excusas ni faltas.
De nuevo vuelvo a sentir
el tacto de una mano amiga,
el roce de una piel sincera…
el latido de un corazón abierto.
Ahora que soy tuya
la dicha vuelve a mí.

2 comentarios:

  1. Y es que el sol sale todos los días, sólo hay que esperar a que nos roce.

    Precioso y tierno poema, Rosaida.

    Mil besitos, bonita.

    ResponderEliminar
  2. Y... cuando sientes que se levanta sonriente todos los días para abrazarte, y... sientes todo su calor en la piel... entonces lo único que deseas es estar bajo sus brazos eternamente.

    Otros mil para ti, Aurora.

    ResponderEliminar

Tus palabras son las huellas que dejas en los senderos de mi Jardín... palabras que se quedan cuando son sinceras.