16 de abril de 2016

Vìa Crucis

Usada y desechada
acabó endosada:
Es mi vía crucis.

 
En esos días de pasión,
de voces excitadas
y pieles erizadas,
vuelven aquellos penitentes.
Los que paso a paso,
plegaria a plegaria,
arrastran su condena en soledad.
Soledad manifiesta,
altiva impotencia:
Es su vía crucis.
Solitarios despechados,
desterrados de cualquier amor,
llegan flagelados desde el olvido.
En esos días de pasión,
de voces excitadas
y pieles erizadas,
retornan desesperados,
vacíos de amor,
carentes de sentido,
sin ton ni... son.
Paso a paso,
plegaria a plegaria,
año tras año,
la vida pasa…
Y el arroz también.
 
 
 
 


5 comentarios:

  1. Letras que pesan y lloran en su penitente soledad… En qué quedó todo… No hay tregua para ese tiempo que no cesa…pero aun así, siempre surgirá un nuevo horizonte al que abrazarse, que no entienda de tiempo ni espacio…y que sienta, de nuevo sienta…

    Bellos versos, Rosaida… Un placer…

    Mil Bsoss!! ♥

    ResponderEliminar
  2. Es cierto y así como bien dices, "la vida pasa y el arroz también..."
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Pasión, (pequeña) muerte... y Resurrección...

    Un ciclo infinito... Sin vacíos, ni soledades....

    Y es que el arroz nunca se pasa...

    ... si hay deseo de por medio.

    ResponderEliminar
  4. En esos días de pasión es cuando más analizamos nuestro paso... En tus versos se refleja el ciclo de la vida...
    Bellamente, Rosaida.

    Mil besitos, preciosa y buen comienzo de semana.

    ResponderEliminar
  5. Estaba disfrutando de sus propias caricias tanto como yo de mirarla.

    Sus manos reptaron rápidamente hacia sus senos abriendo suavemente los botones de su blusa, acariciándolos sobre la sedosa tela. Bajo los hilos de seda, apareció uno de sus casquillos emergiendo sugerente y notablemente desnudo, y fue justo ahí donde se detuvo y se dedicó sus mayores caricias, mientras no dejaba de mirarme en ningún momento, al tiempo que abría y cerraba sus piernas varias veces para incitarme.

    ResponderEliminar

Tus palabras son las huellas que dejas en los senderos de mi Jardín... palabras que se quedan cuando son sinceras.