17 de abril de 2017

Si regresas… me quedo


 
Si vuelves para seducirme de ese modo,
a excitarme todo lo excitable y algo más…
Si me tientas, así como lo haces
y me agitas todo lo que llevo dentro,
ME QUEDO.
Y me quedo en el deseo de tu cuerpo,
asida a la mirada que me llama…
y provoca
y me eleva cuando llega y me toma,
empuja y se clava.
Me quedo en tu cintura,
manantial de fuego y lava dura,
de magia y ron miel.
Maná donde mi desnudez se hunde,
sedienta de ti… con la boca abierta
Manantial que sofoca mi sed
Y te bebo después
Y antes te chupo, lamo y llamo…
Y vuelvo a lamer…
Y te miro ansiosa sin dejar de beber,
y mi sonrisa mojada te divierte
y te seduce…
Me provocas… y te excito
y te mamo con los ojos cerrados
y los abro buscando los tuyos,
lamiendo cada gota que arranco,
cada gemido que me ahoga
y somete a la fuerza de tu susurro,
el que aventura todo aquello que está por venir...
Y te chupo, lamo y bebo,
Te como entero…
Si me invitas
ME QUEDO


2 comentarios:

  1. Y te quedas anclada en su fuego, ambos sometidos a tan ferviente deseo; devorar y lamer cada recoveco de piel que palpita y brama…

    Bello e intenso, pura pasión…

    Bsoss enormes, querida amiga… Un placer! 😘

    ResponderEliminar
  2. Cómo no quedarse ante este sentir!!!

    Bellísimo e intenso.

    Mil besitos, preciosa.

    ResponderEliminar

Tus palabras son las huellas que dejas en los senderos de mi Jardín... palabras que se quedan cuando son sinceras.