El Jardín de Rosaida

El sexo, la música y la literatura han marcado gran parte de mi existencia. He vivido con gran frenesí momentos de pasión donde no existían las fronteras. He experimentado con intensidad vivencias donde la lujuria no entendía de límites y he gozado de una complicidad donde el amor y el deseo se acoplaban en una comunión perfecta, única.

Hace unos cuantos años nació en mí la necesidad de escribir en un blog todas estas vivencias cargadas de los sentimientos más profundos y las pasiones más ardientes. Decidí que el verso, la lírica o la prosa fueran los que dieran forma tangible a todas y cada una de mis experiencias.

Hasta entonces anduve intercambiando con un par de amigos poemas, relatos y cuentos cortos. Estos escritos versaban sobre gran variedad de temas, pero yo hallaba mayor satisfacción cuando lo hacían sobre los deseos más perversos o las pasiones más lascivas. No se quedaban fuera las coplillas jocosas, escritas en un particular castellano antiguo.

Esta necesidad aumentaba a medida que el tiempo pasaba. Entretanto fui engendrando cada una de las Rosas que conviven en el Jardín. A cada una de ellas la doté con una parte de mi propio ser. Cada una de ellas camina por los diferentes senderos que conforman mi vida.

En este Jardín no sólo moran Mis Rosas, también existen otras flores: las Rosas y Lilas rojas o los Pétalos de mis rosas más íntimas. Todas ellas conviven, aman, desean, ríen, lloran y se apasionan hasta perder la cordura.

El deseo de presentar a los lectores mis personajes, principalmente las Rosas, crecía imparable en mi interior. Fue en el 2009 cuando hice realidad este deseo. Ese día nació El Jardín de las Delicias.